Entre los puteros suelen existir quejas como “es que las putas fingen”, “es que era muy fría”, “es que no me besó”, etc. Habrá muchas que sea porque son ariscas, pero os aseguro que en muchos casos no es por una cuestión de carácter.

Si le dices a un cliente que se duche y el tipo (a mí me ha pasado) cuando vuelves a la habitación te dice que se ha duchado y está completamente seco, oliendo, y con la toalla puesta para engañarte haciéndote creer que se ha duchado, pues qué queréis que os diga, ese cliente acaba de demostrar que no te tiene respeto. Primero porque se cree que eres gilipollas, se cree que eres tan estúpida que no te vas a dar cuenta de algo EVIDENTE. Y segundo, porque intenta engañarte, porque no se quiere tomar la simple molestia de ducharse para hacerte el trabajo más agradable. Por mucho que el cliente pague, si hace esta clase de cosas y se comporta como un gilipollas es que sencillamente no voy a besarle ni tocarle más de lo necesario, no voy a implicarme lo más mínimo ni voy a disfrutar, porque lo que tengo en mente es que ese tío es un mezquino y un cabrón.

Estas son las cosas que hacen que un putero nos de asco, y no el hecho de que sea putero en sí. Hay hombres que son tan amables, tan educados y respetuosos, que da igual su aspecto, disfrutas con ellos porque te tratan bien y se esfuerzan por hacer que te corras, y muchísimas veces te corres con ellos, y es genial. Yo personalmente no finjo nunca, no me sale, pero tampoco lo necesito en muchos casos porque hay hombres que saben comportarse con una mujer.

Sin embargo, esos puteros que por pagar se creen con derecho a todo… No os imagináis lo desagradable que es follar con vosotros. Y no por vuestro aspecto, hay hombres muy atractivos que pagan. El quiz de la cuestión es que si os comportáis como gilipollas, cómo esperáis que disfrutemos lo más mínimo con vosotras.

Si quieres que una puta disfrute REALMENTE contigo, pórtate como un caballero con ella, te aseguro que habrá muchos casos en los que no finjirá lo más mínimo, muchas os vemos como personas, no como carteras.

Alizée Girrrrrl

Escort de lujo para hombres con clase. GFE. Disidente. Me gusta joder a las feministas.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Si todavía me considerase feminista radical, esta lectura me hubiese dado un derrame cerebral, pero irónicamente acabo disfrutando de estos artículos más de lo que yo esperaba. Buen trabajo.

  2. Solo fui una vez de putas. Me llevaron dos amigos con algo más de hábito, atravesando yo la peor fase de un «mal de amores» hace casi 20 años. Cómo era de prever ni siquiera empalmé a pesar de los denodados y amables esfuerzos que hizo la chica que escogí.

    La chica no me quiso sacar de la habitación antes de tiempo y
    Acabamos acostados un rato. Después de mentirle diciendo que el motivo era «que mi novia me había dejado», la profesional me contó que a ella en Colombia la había dejado su novio hace unos años, motivo por el cual se vino a España a buscar «una nueva vida» , todo ello mientras acariciaba los rizos entonces negros de mi pecho.

    Siempre pensé que lo de su novio era tan trola como lo de la «mía». Pero desde luego me trató como lo hubiese hecho el ángel más reconfortante y dulce que uno pudiese concebir. Hoy me has hecho acordarme de ella con mucho cariño.

    Nunca volví a requerir los servicios de una profesional. Afortunadamente no me hizo falta. No sé si hoy de nuevo tuviese 20 años, los necesitaría, dado como está hoy el tema de la seduccion y el cortejo, y lo que se estila en el panorama afectivo. Pero desde luego, de necesitarlo quisiera encontrar siempre una profesionalidad y una empatía como esa y como la que tú destilas en tus líneas. Yo por mi parte no sería capaz de proceder de otra forma que con la misma gratitud y disposición de una persona que se siente bien atendida por alguien que hace su trabajo así de bien.

Deja un comentario

Menú de cierre