¿Quieres ser puta?

Pues piénsatelo dos veces. No te disuado de hacerlo, pero tampoco te lo recomiendo. Sólo te digo que es una decisión que debes de meditar porque será de por vida. No va a ser de por vida porque vayas a ser puta siempre, no es así, pero será de por vida porque lo arrastrarás toda tu vida, no deja de ser algo con un estigma brutal encima. Y por mucho que tu o tu pareja o la gente que te conozca sepa la naturaleza de tu trabajo o que lo has ejercido, será algo que siempre le chocará a mucha gente, así que plantéate si realmente quieres llevar esa carga encima.

Yo personalmente opté por no llevar una doble vida. Obviamente no puedes llevarlo con normalidad de inmediato porque tienes que reorganizar todo tu micro-cosmos, decidir cómo llevas los tiempos, sopesar las diferentes pérdidas sociales que tendrás. En fin, todo esto es un proceso, pero si algo tengo claro es que lo recomiendo muchísimo, no hay nada mejor que tener sinceridad con tus seres queridos, y esa tranquilidad no hay dinero que pueda comprarla. Si te ves capaz de afrontar el rechazo de muchas personas que te darán de lado y abrazar esta nueva realidad y ves que podrás con esta realidad que se te presenta entonces quizá te venga bien ser puta. A mí me cambió la vida a mejor, me hizo comprender muchas cosas, madurar y mejorar como persona y comprobar qué gente merecía la pena tener a mi alrededor.

Pero, por favor, haz autocrítica. Si no vas a soportarlo, si eres aún inmadura, si no has vivido ciertas cosas… Piénsalo muy bien. Del mismo modo que hay clientes encantadores también los hay que son gente despreciable, y tendrás que enfrentarte a esta clase de riesgos. Tienes que tener la mente fría, tomar medidas de seguridad, ser precavida, prudente, no dejarte camelar, en fin, tener carácter. Si vas a llevar una doble vida, prepárate para que se te arruine en el momento en que se descubra el pastel.

En fin, si quieres ser puta, primero piensa. Este no es un negocio para las tontas, las tontas
acaban muy mal.

Alizée Girrrrrl

Escort de lujo para hombres con clase. GFE. Disidente. Me gusta joder a las feministas.

Esta entrada tiene un comentario

  1. Yo creo que las putas hoy en día en general son respetadas siempre y cuando no te toque en lo personal, por ejemplo una hija o hermana, o incluso una amiga. Yo lo que me pregunto es como conciliar que una persona que aprecias se dedique a esto obviamente por voluntad propia si no, no hay ni duda prefiero robar en un supermercado, pero estoy muy reñido conmigo mismo en este sentido porque pensándolo fríamente me parece un trabajo mas y si tienes personalidad para no tener que aguantar imbéciles puede ser incluso una vida satisfactoria y es comprensible que siempre va a existir la demanda pero no lo consigo conciliar del todo, pienso que lo aceptaría pero no cómodamente, quizá porque es un negocio que la estigmatiza pero soy el primero que lo hago, quizá porque conlleva un peligro. Mi duda es ¿se aceptara plenamente algún día o la gente seguirá con el mismo estigma que yo, esa incomodidad cuasi irracional? yo lo admito, el que no lo haga es un mentiroso, y los que no la tienen de verdad son una minoría o tienen casos cercanos y lo han interiorizado.

Deja un comentario

Menú de cierre