Las élites o linajes que vienen dominando el mundo, desde hace siglos, basan su poder en la distracción, división, mentira y miedo

Fomentan el enfrentamiento entre toda clase de ideologías y nos ofrecen espectáculos ilusorios, alejando al ser humano de la consciencia.

Existe una manipulación consciente en la elección y configuración de las noticias que publican los medios, que nos dictan lo “importante”.

En ellas (las noticias) el tema principal es siempre el miedo. Además, los reality shows inundan la TV, mostrando lo peor de lo peor: superficialidad, mediocridad, inestabilidad emocional, división, falta de entendimiento, peligro, desesperanza, miedo…

 

Se fomenta la competición y la división, nunca la colaboración. Aplastar o humillar al otro es el paradigma que nos imponen hoy, y ese paradigma es fruto de una programación dirigida a nuestro control que, a través del miedo, trata de anular nuestra voluntad.

La ingeniería​ social que hacen las élites consolida nuestra esclavitud fomentando nuestra ignorancia (libro “El Instituto Tavistock”, Daniel Estulin).

 

La programación mental colectiva se basa en el esquema “problema-reacción-solución”.

Noam Chomsky y David Icke son dos grandes referentes que insisten en que las élites organizan las llamadas “operaciones de falsa bandera” (problema) para provocar en los ciudadanos miedo (reacción), lo que genera necesidad de seguridad, aún a costa de perder libertad (solución).

Los medios, pagados o subvencionados por dichas élites, colaboran en esto promocionando a políticos, periodistas, activistas, sociólogos, etc. que, para empezar, nos cuentan el problema, después exageran nuestra reacción para aumentar la histeria colectiva, y terminan ofreciéndonos la solución.

Con ello se busca alentar a las masas para participar en la solución ofrecida por quien está tras la operación de falsa bandera…

 

Las operaciones de falsa bandera pueden ser atentados sangrientos (reales o simulados) o “crisis económicas” provocadas.

Un ejemplo de gobierno creando un problema mediante una operación de falsa bandera sería el autoatentado del 11-S.

La crisis económica q comenzó en 2007 se creó para hacer aceptar como mal necesario el recorte de derechos sociales y servicios públicos

En 2006, Daniel Estulin, en su libro “Los secretos del Club Bilderberg”, ya anunciaba los planes del club para provocar la crisis inmobiliaria mundial.

Esta fotografía (tomada del libro) hace referencia a dicho anuncio. En ella aparecen Juan Luis Cebrián (fundador del periódico El País, expresidente del Grupo Prisa), Matías Rodríguez Inciarte (consejero y vicepresidente del Banco Santander, participó en las negociaciones para el ingreso de España en la CE) y Bernardino León (Militante del PSOE, ha ocupado varios cargos políticos relevantes en la UE, la ONU, etc. Actualmente, es presidente de la escuela diplomática de Emiratos Árabes Unidos).

Un total de diez corporaciones controlan los grandes medios de (des)información, prensa, radio y tv del mundo y las agencias de noticias hacen el resto.

Expanden propaganda política cual información, justificando el montaje del 11-S, la invasión de Irak, el mito de la superpoblación, la estafa del calentamiento global, la necesidad de las vacunaciones “obligatorias”… Esa prensa moldea mentes y lava cerebros.

Se imponen modelos educativos y la escolarización obligatoria para condicionar el pensamiento, sentimiento y acción de la población.

La cada vez mayor censura invisible limita la libertad, recorta la información y condena al destierro lo q es “demasiado inconveniente”

¿A qué obedece todo esto? Meramente a la infinita ansia de poder y dominio económico de una reducida y maléfica élite. Siempre igual…

 

Los gobernantes, las grandes corporaciones y grandes bancos son peones de los “Bancos Centrales”, de carácter privado, mientras los accionistas de los mismos ocupan la cúspide de la pirámide económica y manejan los “fogones”.

FMI, Banco Mundial, BIS suizo, Banco de Inglaterra, Reserva Federal de EEUU (FED), Banco Central Europeo (BCE) o Banco de Japón, son algunos de esos bancos centrales privados con un poder enorme, pero no ayudan a estabilizar la economía, como creen los ciudadanos…

Surgieron e instauraron su dominio sobre las naciones mediante guerras (I y II GM) y métodos de “puerta trasera”, y han diezmado permanentemente la capacidad de crecimiento de las economías, sembrando deuda y desviando el oro resultante a los accionistas privados.

 

La cesión de soberanía económica (generación gratuita de moneda) que muchos gobiernos han hecho en favor de estos bancos centrales privados, bien con dolo (interés) o negligencia (incompetencia), en cuanto a que genera una esclavitud intergeneracional, vía una deuda impagable, es un crimen de lesa humanidad (Acuerdo o Carta de París, 8 de agosto de 1945), que debería llevar al enjuiciamiento penal de los gobernantes y de los dirigentes y accionistas privados de dichos bancos, así como a la requisa de todos los bienes y derechos de aquéllos, en cuanto a autores, cooperadores necesarios o cómplices, según el caso, además de a la extinción automática de toda la deuda pública y privada, generada ilegítimamente.

 

Un país con soberanía económica-monetaria no necesita endeudarse. Tampoco cobrar impuestos ni emitir deuda, salvo en los casos en que considere necesario retirar dinero de la circulación para garantizar la estabilidad de los precios.

Se hace preciso para España, y el resto de países esclavos (la mayoría), recuperar su soberanía económica-monetaria, pero también cambiar el actual paradigma monetario, relativo a la creación del dinero como deuda, y sustituirlo por una moneda que sólo sea medio de cambio. Un dinero que no puedan crear los bancos privados, sino sólo una autoridad monetaria gubernamental; un dinero que participe de la misma naturaleza perecedera que las mercancías, que se devalúe por su no uso en términos parecidos a aquéllas.

No hace falta inventar nada. En 1910, el (intencionadamente ocultado) teórico de las finanzas germano-argentino Silvio Gessell (1862-1930), publicaba su enorme obra “El orden económico natural, por libremoneda y libretierra”, dándonos las claves para poder escapar definitivamente de la esclavitud, pero es necesario y urgente que primero recuperemos la conciencia a nivel individual y colectivo (Mark Passio), y nos mentalicemos y difundamos que nuestra prioridad es recuperar la soberanía económica-monetaria nacional. Seguidamente abrir un período constituyente que rompa con la Partidocracia78 y dé lugar a la aprobación popular de una nueva Constitución que establezca y garantice la representación y la separación de poderes; integre el poder económico-monetario en el ejecutivo; consagre el poder de los ciudadanos de revocar el mandato de los electos en los distintos poderes, en cualquier momento; prohíba la cesión total o parcial de soberanía bajo ningún concepto; y sea un arma de integración, libertad, igualdad de oportunidades y garantía de cobertura de las necesidades básicas para todos, y de protección frente a la corrupción.

 

“Si la gente entendiera cómo funciona nuestro sistema financiero, creo que habría una revolución mañana por la mañana”, Henry Ford.

@ichingiking

Andrew Jackson

"Nada es lo que parece, todo está oculto detrás de lo aparente. Lo real está escondido manejando la ilusión de lo cotidiano; de un modo tan magistral que no se sospecha de su existencia. Si buscas la verdad, aún no lo sabes, pero sientes en lo profundo de tu ser que algo no encaja en el puzle de tu vida, es que comienzas a despertar tu consciencia..."

Deja un comentario

Menú de cierre