Spain is different.

“Nada es lo que parece, todo está oculto detrás de lo aparente. Lo real está escondido manejando la ilusión de lo cotidiano; de un modo tan magistral que no se sospecha de su existencia. Si buscas la verdad, aún no lo sabes, pero sientes en lo profundo de tu ser que algo no encaja en el puzle de tu vida, es que comienzas a despertar tu consciencia…”

España no es una Democracia, sino una Monarquía de Partidos sin separación de poderes, donde quien gana las elecciones por mayoría absoluta, controla dictatorialmente todos los poderes (legislativo, ejecutivo y judicial) durante 4 años…

 

Cuando la victoria en las elecciones no es por mayoría absoluta, paradójicamente la situación es peor para los ciudadanos, pues al imponerse la necesidad del idolatrado consenso, las distintas mafias imponen sus condiciones para mantener la “gobernabilidad” y “estabilidad” del país; lo que siempre se traduce en pactos y soluciones que incrementan el poder de las “famiglias” y la sangría de las arcas públicas, que se nutren con el dinero de los contribuyentes, es decir, el tuyo y el mío…

Esto es consecuencia del Régimen del 78 y directamente del entramado jurídico -Constitución del 78- elaborada en secreto por los Padres de la Constitución entre los que había 2 catalanes: Jordi Solé Tura (del PSUC) y Miguel Roca i Junyent (de CiU), abogado de la Infanta Cristina para el que el catalanismo pierde si se identifica con la desobediencia.

 

Pero Puigdemont no les hace caso… A través de las Leyes de Desconexión y Transitoriedad, Puigdemont, Junqueras, Antonio Baños y demás próceres independentistas, lejos de pretender crear una República (verdaderamente) Democrática Catalana, han diseñado, cual oveja Dolly, un régimen partidocrático clónico de la Monarquía partidocrática española, en la que no hay separación de poderes, ni representación, ni mandato revocatorio, ni elecciones a la presidencia a doble vuelta… ni nada que haga sospechar la pretensión de instaurar una Democracia de verdad.

 

Los interfectos suspiran con romper con España, no para recuperar para Cataluña la soberanía española que Felipe X (CEE 1986) y Ánsar (EURO-BCE 2002) regalaron a la CEE/UE, o más bien a las élites globalistas que dominan el invento. No hay más que ver lo bien que lo hicieron nuestros dos “estadistas”, y lo bien que les va la vida por su reconocida labor. Y eso teniendo “materia gris”, en el sentido literal de la palabra; lo cual tiene un doble mérito (¿o no?). Aunque conociendo que a Felipe X lo promocionó Carrero Blanco.

Al menos es lo que dice y justifica Antonio García-Trevijano Forte en un programa que no tiene desperdicio, y que recomiendo oír aquí.

 

¿Qué sentido tiene “independizarse” para entregar la soberanía de Cataluña a una Troika (Comisión Europea, BCE y FMI) que ha arruinado, esclaviza, angustia y destruye la ilusión, esperanza y ganas de vivir de tanta gente? ¿Para quién trabaja quienes manejan el Procés?

Es evidente que para los mismos que trabajaron Felipe X, Ánsar o ZP, o trabaja Mariasno; aunque alguno, varios o todos ellos lo nieguen o incluso lo ignoren. En esta historia hay cosa que no cuadran, como señala hoy -en un lúcido artículo cuya lectura recomiendo- el periodista Gregorio Morán, autor del magnífico libro “El Precio de la Transición”, que recomendaba no hace mucho en Twitter el propio Pablo Iglesias. Aunque seguro que ahora calla como una rata.. porque, aunque en el fondo estoy seguro de que está de acuerdo con Gregorio Morán, apoyar el inexistente “derecho a decidir”, y obviar/ocultar el carácter oligárquico de la rebelión sediciosa catalana es “políticamente mucho más correcto”; y entiende que le puede dar más réditos políticos y/o de los otros.

Pablo, ¿qué opinión te merece el artículo de Gregorio Morán…? Tic, tac, tic, tac.

 

La Sexta Noche 155 y Spain is different también, porque todo lo anterior nubla la vista a la mayoría de los ilusos ciudadanos, que ponen el foco y gastan su energía en apoyar la causa “independentista” o la “unidad de España”; un tema que sería menor si percibieran que lo importante, lo transcendente, es advertir, darse cuenta… de que lo esencial y urgente es que el Pueblo Español se autodetermine y se libere de la tutela de partidos (la “Democracia” española es una broma tal que un “no electo” como Pedro Sanchez se erige en representante de no se sabe quién), mafias/lobbies/élites y dinastías varios.

 

Si queréis profundizar un poco más, aquí os dejo mi artículo relacionado Secesión catalana… secesión política.

Deja un comentario