Fuera del reino de lo académico, lo intelectual y las ideas, todo se materializaba en el plano del activismo, del actuar, la organización y la espontaneidad. Tras la llegada del Política Sexual de Kate Millett y su lema “Lo personal es político”, el feminismo radical setentero se vio en el desastre de ver múltiples interpretaciones de la máxima, “Lo personal es político” es una frase curiosa, todos sabemos con facilidad lo que es lo personal, sin embargo ¿Qué es lo político? Kate Millett nos aclara que tal declaración es posible si evaluamos el carácter político como todo aquello que implique relaciones de poder.

“¿Pueden las relaciones entre sexos ser vistas bajo la luz de lo político en lo absoluto? La respuesta depende en cómo se defina lo político. Este ensayo no evalúa lo política en ese mundo relativamente superfluo y exclusivo de encuentros, jefes y fiestas. El término “político” deberá referirse a las relaciones basadas en estructuras de poder…”

Política sexual, página 23

 

Pensadoras individualistas como Wendy McElroy, Camille Paglia e incluso Germaine Greer juzgaron al texto como el gran responsable del desastre ideológico que el feminismo de segunda ola se convertiría eventualmente, el cómo se calcificó la máxima resulta problemático hasta contraproducente. Para esclarecer este frenesí, es momento de evaluar los conflictos entre algunos grupos feministas de la época:

 

 

La amenaza lavanda

La amenaza lavanda fue un concepto acuñado por primera vez en 1969 por Betty Friedan en la NOW, el mismo pretendía un peyorativo, Betty utilizó este término para referirse al conjunto de mujeres lesbianas que amenazaban la imagen pública del movimiento, la misma creía que el conjunto de lesbianas, marimachos y decididamente feas entorpecerían aún más la noción de la batalla por los derechos laborales y políticos de las mujeres. Susan Brownmiller (Quién recibe la peculiar etiqueta de “feminista radical heterosexual”) consideraba que la advertencia era innecesaria, pues la amenaza lavanda no era un peligro en lo absoluto.

Al inicio de la segunda ola (Antes del surgimiento del lesbianismo político) las lesbianas no eran bien recibidas en el movimiento, es más, la Lavender Menace siempre permaneció como un grupo informal, su mayor contribución al movimiento fue tras boicotear el segundo congreso para unificar a la mujer en 1970, la protesta fue exitosa. Antes de la misma, no sólo Betty Friedan, sino que varias feministas de la National Organization for Women (NOW), consideraban que los derechos lésbicos no eran un problema, debido fundamentalmente a que la identidad lésbica era escasa y que muy pocas mujeres se identificaban con la misma. En la conferencia, la Amenaza lavanda cortó la iluminación y al regresar, estaban todas reunidas con camisetas con la leyenda “Lavender Menace” además de entregar un manifiesto bajo el título “La mujer-identificada mujer”.

En el mundo de “Lo personal es político”, si la orientación sexual es también una declaración política ¿Cómo podrían descartarse a las mujeres que prefieren a las mujeres antes que a los hombres?

Su mayor logro fue la inclusión de los derechos lésbicos en la NOW, para el año 1971, la organización ya incluía derechos lésbicos en su agenda, en 1977 Betty Friedan se disculpó por sus declaraciones y eventualmente el lesbianismo apareció entre los 6 problemas clave que la NOW promovía. La amenaza lavanda (Un nombre muy propio de un villano de My Little Pony, si me preguntan) había conseguido sacar del closet a las feministas lesbianas.

Las mediasrrojas

En el año 1970 la organización “Feministas radicales de Nueva York” se vió disuelta debido a conflicto internos, esto llevo a la notoria Shulamith Firestone (Y otras) a formar la nueva organización: Redstockings.

El nombre provenía de la combinación entre “Medias azules” (Un concepto usado para desprestigiar a las feministas intelectuales de épocas anteriores) y el color rojo debido a su alineación con la izquierda radical.

 

Su mayor notoriedad la adquirieron durante un altercado en una conferencia de salud pública que pretendía evaluar la ley de aborto, ¿Cuál era el problema? El panel de discusión estaba compuesto por 14 médicos varones y una mujer (Que teorizaban que era monja), para las mediasrrojas esto era imperdonable, puesto que sólo las mujeres pueden tener abortos, por lo tanto, las mujeres simplemente saben más de abortos que los hombres (Aún si estos son médicos especializados en el tema).

La ideología de las mediasrrojas era extraña de por sí, ellas afirmaban que la adaptación al patriarcado era un proceso consiente y que a las mujeres no se les había “lavado el cerebro”. Las mediasrrojas pretendían llevar la teoría de “Lo personal es político” a la práctica y generar conciencia en los hombres para que renunciaran al supremacismo masculina y que las mujeres cambiaran sus modos de vida. Otra peculiaridad: rechazaban el feminismo socialista, debido a que afirmaban que el conflicto entre clases subordinaba al conflicto entre sexos, para las mediasrrojas la liberación era más que simple erradicación o reformación de instituciones simbólicas o materiales, sino que debía extenderse a las relaciones interpersonales. Es precisamente por esto por lo que las mediasrrojas condenaban y rechazaban el lesbianismo política y la homosexualidad. Para empezar, la orientación sexual es netamente política por lo que la frase “lesbianismo político” es redundante, todo lesbianismo es inherentemente político, luego de esto, el lesbianismo era tachado de cobardía y escapismo, el deber de la mujer era “reparar” las relaciones con los hombres y las lesbianas no son más que cobardes que rehúyen de su deber con el movimiento. Del mismo modo, eran brutalmente críticas con la homosexualidad masculina, la misma solo existe como el último escaño de la misoginia, eso es, un hombre homosexual no es uno que se sienta atraído romántica y sexualmente por otros hombres, es de hecho, un hombre que odia tanto a las mujeres que ni siquiera desea tener sexo con ellas. Una de sus miembros (Carol Hanisch) declararía:

“Los hombres liberacionistas siempre mencionan “confrontar sus sentimientos por otros hombres” con lo que se refieren a la homosexualidad. La homosexualidad masculina es una extensión de un club reaccionario (Tanto grupo como arma). El crecimiento del liberacionismo gay conlleva desprecio por las mujeres y su meta suprema es la segregación total. El deseo de los hombres por “explorar su homosexualidad” en verdad significa motivar la posibilidad de la homosexualidad como una reacción contra las demandas feministas. Esta es la razón por las que el movimiento por los derechos “homosexuales” recibió mucho más apoyo después de que el movimiento de liberación femenino se volviera masivo”

A día de hoy la organización solo conserva a un miembro con vida (Kathie Sarachild) y su manifiesto ideológico fue recopilado por Robin Morgan en su libro “Poderosa Hermandad”

 

 

W.I.T.C.H

WITCH es un acrónimo para: Conspiración internacional terrorista de mujeres del infierno (Women’s International Terrorist Conspiracy from Hell).

Fue el grupo contrario a las mediarrojas tras el quiebra de las Mujeres Radicales de Nueva York, fundada en Halloween del 68, a decir verdad, el nombre variaba según la ocasión, conservando las siglas WITCH, pero cambiando el significado (A veces era: “Mujeres enfurecidas con el acoso de las compañías de teléfono” o “Mujeres furiosas por cuidar de los criminales”), efectivamente a muchos les costaba tomarse a esta organización en serio, una de sus miembros: la notoria Robin Morgan se convirtió en una bruja Wicca durante su estancia.

Su activismo se basaba en presentaciones efervescentes y teatrales, no era extraño que sus protestas fueran realizados con disfraces de brujas, lo cual, era una iconografía premeditada, WITCH pretendía abrazar todo aquello que una mujer nunca debía ser: una bruja, o sea, mala, fea, despiadada, revolucionaria, sexualmente liberada y temible.

 

Si bien las mediasrrojas declaraban que el socialismo feminista socavaba la lucha de sexos por la lucha de clases, WITCH sostenía lo contrario, eso es, la lucha feminista debe alinearse con otras luchas de los partidos de izquierda (Movimiento anti-guerra, ecologista, estudiantil y el anti-racismo), y ciertamente, WITCH y Redstocking eran grupos con conflictos, cuando Shulamith Firestone pretendió dar una charla respecto a una crítica de los hombres de izquierda, miembros de WITCH pretendía boicotear su discusión, además de enviar una carta al diario The Guardian en contra de las declaraciones de Firestone, eso es, si el feminismo encarga a las mujeres en contra de los hombres, lo único que hace es continuar definiendo a la mujer a través del hombre. A WITCH se le trato muchas veces como una ridiculez, no era extraño que en sus protestas entregaran panfletos acompañados por dientes de ajo mientras que cantaban sobre las 9 millones de mujeres quemadas durante la caza de brujas (Cifra incorrecta, derivada de Mary Daly). También se le atribuye ser el primer grupo feminista en transmitir el mensaje de “Estamos liberadas y tú no” a otras mujeres, lo cual, se temía que alineara a las mujeres en contra del feminismo. Y tuvieron éxito, las mujeres fuera de la ideología de izquierda eran evaluadas brutalmente por el feminismo WITCH, eventualmente sus protestas se disiparon, en especial cuando comenzaron a invadir espacios públicos a “molestar” a las personas (Un método habitual de protesta era entrar en cafeterías y restaurantes y preguntar a las mujeres con acompañantes por qué estaban permitiendo que los hombres les pagaran la comida). Solían tener residencias llamadas “aquelarres”. El manifiesto de WITCH fue incluido en el libro “Poderosa Hermandad” de Robin Morgan, el mismo declaraba lo siguiente:

“Si eres una mujer y te atreves a mirar en ti misma, eres una bruja. Tú haces tus propias reglas. Eres libre y hermosa. Eres invisible o evidente en como declarar tu brujo ser. Puedes formar tu propio aquelarre con hermanas brujas (13 es un número acogedor) y hacer tus propias acciones… Puedes ser una bruja al decir “Soy una a bruja” tres veces y pensar en ello. Eres una bruja al ser mujer, indomable, furiosa e inmortal”

Manifiesto WITCH

Lo más reciente fue la reiniciación de actividades en el 2015 con el lanzamiento de un libro. Después comenzaron a protestar contra el gobierno de Donald Trump en Chicago.

Estas organizaciones estaban completamente alineadas con el feminismo radical, sin embargo, todas parecían estar planetariamente en descuerdo entre sí en conflictos clave, las WITCH y las Redstocking difícilmente establecían diálogos e incluso llegaron a boicotearse entre sí.

Balderouge

Ex feminista radical.

Deja un comentario

Menú de cierre