David Suárez es un humorista cuya originalidad le ha supuesto ser un referente. Su manera de llevar al límite lo absurdo y su irreverencia han hecho de él alguien muy seguido pero no exento de polémicas.

Quisiera comenzar preguntándote por tu forma de hacer humor, tan violenta…¿temiste hacerlo en algún momento por las consecuencias que pudiera tener?

No suelo pensar en la repercusión de mis chistes porque generalmente tiendo a pensar que le va a hacer gracia a todo el mundo, porque te inclinas a pensar que todo el mundo piensa como tú. Es algo que yo creo que nos pasa a todos y claro, esto no es así: muchas veces las cosas que yo digo a otros les pueden resultar violentas, terribles, censurables… pero no he tenido grandes problemas de censura más que los esperados, como en una radio en un horario de máxima audiencia, o en un programa, a determinada hora, donde no puedes decir todo lo que se te pasa por la cabeza (como es lógico) porque de ti no depende. Sobre ti hay unos jefes y unas personas que precisamente su trabajo consiste en evitar que tipos como tú digan «determinadas cosas» como es normal…

En general creo que todo el mundo ha sido bastante generoso. Hablo de mis jefes, que me han dejado expresarme siempre, pero la comedia negra es el modo, el idioma en el que yo me muevo, en el que yo hablo, y he de decir que me resulta extraño cuando alguien no termina de comprender que esto se trata solamente de una broma o una ficción.

El único freno que me pongo es cuando veo que un chiste no tiene gracia, no se entiende, es demasiado pretencioso, no funciona… cuando se trata de una equivocación, cuando se trata de un tema que simplemente es polémico. No me siento demasiado presionado, quizá el único sitio donde creo que tengo que tener cuidado es en Twitter  más que nada porque se saca todo rápido de contexto, y como es algo escrito, no puedes mostrar un montón de cosas gestuales que sí tiene el vídeo o lo físico. Sin esa información de lo visual es más difícil defender algo, pero no, no suelo tener más problemas que los que me suele poner un programa, pero no olvidemos que me está pagando por hacer lo que ellos me digan lo cual es totalmente lícito.

Gran parte de tu humor se basa en construir una falsa realidad, supuestas conversaciones inventadas con famosos, con seguidores, hasta has hecho un falso documental  ¿por qué te atrae tanto ese recurso?

Me gusta el recurso del falso documental y recrear posibles ficciones que estén cerca de lo real porque, cuando se diluye la línea entre la ficción y la realidad, es con diferencia mucho más divertido aunque no siempre es así.  Yo sé que es un recurso muy útil y personalmente, siempre que lo he visto bien utilizado en otros cómicos me ha resultado muy gratificante.

Si tú ves una caída en Youtube y ves que la caída es real, te vas a reír mucho más que si detectas que la caída es un fake, de hecho, cuando sabemos que la caída es un fake (a todos nos pasa) nos enfadamos y pensamos «¿por qué nos intentan engañar?», «¿por qué nos tratan como si fuéramos imbéciles enseñándonos esta falsa caída y donde la persona no ha sufrido…?»

Todo es gracioso cuando crees que ha pasado en la vida real. Creo que para que algo tenga una implicación en tu vida o una reacción, necesitas sentirte identificado y no hay una forma de sentirse más identificado que si dudas de si lo que estás viendo es real o no lo es.

¿Crees que conseguiremos un equilibrio entre el sentido del humor y la corrección política?, es decir, que podamos hacer humor y disfrutar de él sin estar poniendo frenos constantemente y sin que sea hiriente, ¿crees que podremos conseguir ese equilibrio?

Yo creo que si ahora hay una comedia más violenta es porque de toda situación surge una reacción. Igual que el punk apareció cuando la música como el rock de los años 60, estaba alcanzando unos niveles de complicación y de elaboración tan altos y tan bestias, surgió este movimiento para destruir esto. De repente con 3  simples acordes se podía combatir a canciones de más de 8 minutos de rock progresivo (tan elaboradas que ya casi no tenían sentido) y yo creo que esto apareció por una razón similar: Cuando todo es tan políticamente correcto, y hay una intención de mostrar lo mejor de la sociedad y tapar lo que no es tan bueno, siempre hay alguien que tiene que vomitar toda esa mierda para evitar que vivamos una situación constante de hipocresía y de doble moral absolutamente cínica, por tanto, considero que sí está relacionado y que sí puede haber un equilibrio.

 

¿Qué piensas de la relación entre el feminismo y la comedia? ¿Estamos dejando de ver las cosas desde un prisma de humor?

En concreto, sobre el feminismo antes que nada he de decir que yo soy tan feminista como machista por desgracia, es decir, me gustaría ser más feminista (y lo intento) pero, por otro lado soy tan machista como cualquiera de mis amigos y mis amigas, ya que hemos sido criados en una sociedad patriarcal… es algo que tenemos que ir corrigiendo poco a poco. Ahora bien, siendo la comedia una ficción, yo sí defiendo un chiste machista cuando la vía que utiliza es la de «este chiste es tan agresivo, es tan bestia, es tan inadecuado en el siglo XXI que todos tenemos un acuerdo como sociedad para aceptar esto simplemente como broma», pero nadie está pensando en este chiste como algo «real», simplemente está pensando en ello como un chiste, es decir: cuando el chiste es algo tan bestia como decir ¡vete a fregar!, o cualquier otro chiste que podamos imaginar mucho más bestia que este, a mí me parece que esto es legítimo, porque todos estamos entendiendo que se trata de una ironía y se trata de un juego. Podemos disfrutarlo porque sabemos que las mujeres ahora no están en una situación tan opresiva, aunque creo que aún están en una situación que tiene que mejorar, pero que no están encerradas en casa «con la pata quebrada» o como se suele decir «en la cocina», por tanto,  podemos hablar sobre esto porque precisamente, ahora más que nunca esto está cambiando.

Repito que a mí este tipo de chistes no me parecen mal, no me parecen «machistas», me parecen más bien todo lo contrario, como jugar con la idea de que esto gracias a Dios ya no es así. El problema está con aquellos chistes que están a medio camino, que precisamente no son conscientes de que son machistas, es decir, aquellos cómicos que no los hacen mediante la autoconsciencia.  Es diferente a muchos chistes que tengo yo que son machistas a propósito porque pretenden incendiar Twitter, o simplemente me hacen gracia… realmente me hace sacar la carcajada la simple idea de que una mujer sirva sólo para fregar, cosa que es ridícula, esto es una cosa. Otra muy distinta, son aquellas personas que hacen un chiste, no deliberadamente machista, pero que hace que la mujer esté en una situación desfavorecida. Este tipo de chistes son los que yo no suelo hacer aunque se me puedan ocurrir en algún momento, y además reconozco que me siento mal si se me ocurren, aun sabiendo que son fruto de una educación que tenemos en el cerebro que no es la correcta, lo cual no quita que considere que todos estos cómicos rancios que hacen estos chistes a los que yo llamo «machismo común intermedio», sea «machismo autoconsciente», que precisamente es irónico.

Me parece que aun así estos cómicos tienen derecho a hacer estos chistes, porque creo que en un mundo de libertad de expresión esto tiene que ser así. Lo cual no implica que a mí me tengan que hacer gracia, ni que los comparta, o que me vaya a reír. Es más, no me van a hacer gracia, me van a dar vergüenza, pero sí creo que no hay por qué ir a por esta gente. Lo más inteligente de hecho sería pasar de ello, y es lo que creo que no está haciendo ahora mismo la izquierda, que es lo que tendría que hacer: obviar este tipo de cosas.

 

¿Qué opinas de la gente que está constantemente denunciando irreverencias como lo que ha pasado con Jordi Wild u otro tipo de youtubers, que están siendo censurados por la población y además por gente tan joven?

El caso de Jordi Wild y otros youtubers o cómicos que pecan de rancios y que utilizan ese «machismo medio» que es el más pernicioso de todos, porque no es irónico sino machismo real, me parece que tienen que cambiar un poco lo que hacen si quieren sobrevivir. No que tengan que hacerlo porque exista una «policía de la comedia», es decir, no tiene que existir la figura de la policía de la comedia. La tarea de cada uno como espectador es pasar de aquellas cosas que le irriten o no le gusten, por ejemplo, si no te gusta Jorge Cremades, no vayas a su show. Si todos hacemos lo mismo, si no se le presta atención, él no va a hacer más chistes machistas o bien no lo sabremos porque nadie le estará prestando atención. Yo estoy más a favor de eso, y de hecho yo no iría a ver un show de Jorge Cremades, pero no estoy a favor de que se pida que esa persona no actúe, porque entonces me parece que te estás poniendo en el bando de eso que precisamente estás denunciando y eso sí es verdadero fascismo. Entonces, si me parece rancia la figura de Cremades de turno, me parece todavía más falsa y perniciosa la figura del «progre» que va precisamente a por esta gente y que pide su cabeza, cuando lo que tiene que hacer es concienciar a la sociedad de que tome la decisión individual y propia de no ir a estos eventos porque la sociedad está cambiando.

¿Cómo definirías la comedia inteligente? ¿Qué significa para ti? ¿Cómo la creas?

Creo que la comedia tiene un aspecto conciliador y sanador y esto es España no se entiende muy bien, sí en EEUU, pero no en España porque la comedia siempre tiene que ir de la mano con la libertad de expresión, y como aquí en España no entendemos todavía lo que es la libertad de expresión, la utilizamos como arma arrojadiza cuando nos viene bien, y cuando no, también. Todavía no está asentada lo que es la comedia ni se entiende bien, porque hace falta lo que es ese poso y que existe en Estados Unidos respaldada por La Primera Enmienda que es la libertad de expresión.

El reto es hacer una comedia inteligente y que no se traspasen ciertas líneas que me propongo a mí mismo no cruzar, aunque admito que es más porque lo que busco es hacer una comedia inteligente, más que llevar tanto cuidado con cruzar según ciertos límites…

En cuanto a la creación, todo lo que pasa en mi vida, cosas que me avergüenzan, entre otras, las suelo poner en los monólogos, eso por un lado. Por otro, todas aquellas cosas que no me dejan decir en YU o en algún otro programa, como es lógico, lo reciclo para mí mismo.

Un saludo a DISIDENCIAS.

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=z84X4s0gVmY[/embedyt]

Esta entrada tiene un comentario

  1. Para mi la comedia tiene un aspecto conciliador y sanador también debería de tener pocos limites. 🙂

Deja un comentario

Menú de cierre