Mucho se está hablando del trabajo sexual y de si las prostitutas deben ejercer o no. Es un debate que sigue a la orden del día. Las prostitutas se están asociando afortunadamente, pero ni el feminismo ni las asociaciones de TS contemplan ni hablan de ellos, de los chaperos. Hablamos con uno de ellos: Josu Sein.

¿Está bien visto tu trabajo?

Un no rotundo. El trabajo sexual en general jamás será bien visto hasta que superemos totalmente la herencia que nos ha dejado la cultura judeocristiana, de la que no nos libramos por muy alejada de la religión que haya podido ser nuestra educación. Cada día nos tenemos que enfrentar a gente que nos acusa de estar tan manipulados que somos capaces de considerar un trabajo algo tan indigno, según ellos, cuando lo digno o indigno no es la actividad en sí, sino en qué circunstancias se da. El Tribunal Constitucional (53/85) define la dignidad como “un valor espiritual y moral inherente a la persona, que se manifiesta singularmente en la autodeterminación consciente y responsable de la propia vida y que lleva consigo la pretensión al respeto por parte de los demás.”

La trabajadora sexual Montse Neira añade: “El respeto de los derechos humanos implica tratar en forma no discriminatoria, y reconocer a los demás su condición de interlocutores válidos”.

A las trabajadoras sexuales que se consideran feministas libertarias, esta nueva horda disléxica de pseudofeministas de izquierdas se creen con el derecho de decidir qué proporciona bienestar a cualquier persona y si por ellos fuera ya habría comenzado la poda a golpe de abolición tras abolición. A los hombres, transgénero, etc., además no se nos tiene ni siquiera en cuenta, dando la razón a la idea machista de que los hombres tienen todos una sexualidad compulsiva mientras que para las mujeres la sexualidad es algo molesto que no les proporciona placer y que es usada para complacer a los hombres. Esta idea tan evidentemente machista es utilizada, porque así ven el mundo, por estas feministas culturales en las que por mucho que me esfuerce, no veo ningún feminismo y sí insultos y menosprecios a las mujeres que se salgan de su redil.

Estas pseudofeministas no hablan de trabajadores sexuales hombres, trans, etc., porque no les conviene ya que su idea de que la prostitución se limita a mujeres obligadas a ejercer y que están oprimidas por hombres que las utilizan podría irse al traste. Cómo me hubiera gustado nacer en la Antigua Grecia como hetaira…

 

¿Qué diferencias fundamentales hay entre la imagen de la prostitución masculina y la femenina?

Como he dicho, desde el punto de vista de este movimiento pseudefeminista tener pene te hace opresor y no son capaces de verte en el mismo bando que mis compañeras. Objetivamente, yo estoy en su lado, no en el los clientes, que al menos en mi caso son en su mayoría un encanto y evidentemente necesarios para que podamos seguir ejerciendo. Aunque en los últimos tiempos se han intentado poner medidas para que las trabajadoras sexuales no trabajen en la calle y algunos locales han comenzado a ser investigados y perseguidos con o sin razón. Los trabajadores sexuales hace más tiempo que comenzamos a dejar las calles, donde ya no se trabaja, las saunas que empiezan a escasear como lugares en los que encontrar clientes, y los pisos o locales ya prácticamente no existen. A nivel nacional nos anunciamos a través de portales de internet de nombres muy explícitos, como pueden ser, entre otros muchos, telechapero.com,sexchapero.com, ambos con sus respectivas páginas oficiales de Facebook que al no mostrar genitales no son censuradas, y Twitter. Me resulta gracioso, por decirlo de alguna manera, que en nombre de la dignidad de la mujer que nunca ha de ser sexualmente cosificada, hagan desaparecer trabajos como los de azafata, como ha ocurrido con la F1, y que quien entre a dar un vistazo a los portales mencionados no vea un escaparate de hombres- objeto cosificados.

 

 ¿Cuáles son los principales handicaps que te surgen con l@s clientes?

En mi caso concreto, ya que por circunstancias personales no puedo vivir solo ni mudarme a Madrid que es lo que desearía, en un sitio como Gipuzkoa tan tradicional, llaman muchos hombres heterosexuales y con novia que a veces aunque hay opciones como el alquiler por horas de habitaciones, dicen que no al no disponer yo de sitio, o que incluso se echan para atrás cuando ya estabas a punto de salir de casa. Es el perfil mayoritario en un lugar como éste, exigiendo siempre discreción como si tuviéramos algún interés en joderles la vida, aunque por supuesto también hay gays y bisexuales. Lo que aprendí es a exigir el dinero antes de hacer nada, o te puedes quedar sin él. Mis handicaps por lo tanto tienen que ver con la ciudad y el piso compartido en el que vivo. Si pudiera trabajar en mi propio piso cambiaría bastante.

 

¿Es importante el físico o son más importantes las habilidades?

Hay de todo. Casi todos los chaperos, entre los que se suelen encontrar también actores porno famosos, suelen tener cuerpos de gimnasio que se supone que es el canon de belleza masculino establecido en nuestra sociedad, pero hay clientes que buscan físicos normales, delgados o con barriga, de aspecto masculino, otros en cambio de aspecto femenino, por lo tanto el físico no es algo que te vaya a impedir trabajar. Respecto a las habilidades, por supuesto son importantes. Viene muy bien por ejemplo gustar a un cliente que te seguirá llamando. Y ya sabemos todos lo que a cualquier hombre nos puede pasar si no estamos excitados, pero para ello cada uno especifica entre otras cosas si es pasivo, activo, versátil… Pero al final el cliente se quedará con si ha gozado o no con el chapero independientemente de su cuerpo. Yo tengo la suerte de aparentar menos años de los que realmente tengo.

 

Siempre se tiene la imagen del polígono cuando se trata de prostitución femenina, ¿los hombres también hacen la calle?

Como te he comentado antes, ya se puede decir que la prostitución masculina callejera no existe, al menos que yo sepa. Antes había lugares clave como la Plaza del Sol en Madrid, pero creo que si no se ha perdido ya del todo poco le falta. Algo que, dicho sea de paso, a mí me resulta un handicap, ya que si hubiera lugares clave para ejercer la prostitución callejera yo, por mis circunstancias, tendría más trabajo.

 

¿Cuál es tu rutina diaria?

Como ya te he dicho, circunstancias personales como mi madre enferma, impiden que me pueda dedicar al trabajo sexual de manera más asidua, y tengo muchos intereses y hobbies, así que todos los días actualizo los anuncios de internet, pero depende de quién y para qué te llame (a veces pretenden que les ofrezcas sexo gratis y corto rápido), no trabajo todos los días y me dedico al arte, principalmente fotografía y literatura, que al no ser comercial sino dirigida a la expresión personal, no gano dinero con ella. Aclarar que soy yo quien me niego a dedicarme a cierto tipo de fotografía y que yo decidí ser trabajador sexual, todo libremente.

 

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Que tú eres el jefe y las condiciones las pones tú, que se adapta a mi insomnio y horarios nada habituales, que no me roba mi tiempo, que es mi vida misma, que no me tengo que enfrentar a problemas como la ansiedad social (por ejemplo cuando eres dependiente y tienes que atender a tanta gente de manera continua) o producir como pretenda la empresa sin que mi insomnio vaya a influir, y que, por mucho que haya gente que se rasgue las vestiduras, que tras el trabajo de artista reservado para artistas cuyo millonario sustento depende únicamente de sus creaciones, al que no he tenido la oportunidad de optar, el trabajo sexual voluntario que nunca hay que confundir con la trata ni las mafias, es el que más digno me parece. Es un trabajo en el que además resulta imposible negar la existencia de gente transgénero, andróginos, etc., ahora que las teorías queer empiezan a ser tan cuestionadas por motivos políticos, pero nunca psicológicos.

 

¿Qué le dirías a una persona que nunca ha contratado prostitución masculina?

Pues que si se trata de alguien que poe el motivo que sea quiere probar pero no se atreve, que llame sin problemas. Ningún chapero se va a escandalizar de lo que el cliente quiera hacer y nosotros ponemos los límites. Pero que llame sin problemas en lugar de seguir esperando sin quitarse la idea de la cabeza. Hay muchos hombres que por mil razones, como su situación familiar, su edad, su rol social, etc., no pueden optar a simples ligues en páginas de contactos, mientras que los chaperos nos adaptamos a su ritmo, ya que muchas veces se trata de su primera vez.

 

¿Qué le recomendarías a alguien que quisiera dedicarse a la prostitución masculina?

Que no se olvide nunca de exigir el dinero antes que nada, y que los límites los pondrá él, por lo que no ha de admitir a nadie que le haga sentir mal o menospreciado. Hay asociaciones dedicadas al VIH que cuentan también con trabajadores sociales especializados en tratar con chaperos y defender sus derechos, como www.imaginamas.org, que pueden proporcionar más información y más explícita siempre de manera privada.

 

¿Cuáles son los principales peligros para un hombre que se dedica a este trabajo?

Ceder a tomar drogas que te hagan perder el control y olvidar la protección, que te puedas encontrar con alguien que pretenda abusar de ti (algo perfectamente posible si tenemos en cuenta que yo, que mido 1’65 y peso 55 kilos, me pueda encontrar con un cliente agresivo de 2 metros), o que te cierren las puertas de otros trabajos por los cínicos prejuicios que sufrimos tanto chaperos como trabajadoras sexuales que como yo y por mucho que nos pretendan decir qué es el feminismo, nos consideramos feministas libertarios.

Gracias a Josu Sein por su valor y por dar la cara

Deja un comentario

Menú de cierre