Me he infiltrado en el universo de los blogs feministas del Régimen y, leyendo paridas, me encuentro con un artículo que intenta demostrar, por medio de la biologia, que los hombres y las mujeres no existen, que son productos de la imaginación misógina de foreros y patriarcas. El artículo se llama Biologia anti-TERF. TERF de TransExcludingRadicalFeminist, feministas radicales acusadas por las feministas de género de “transfobas” por no creerse que un hombre con falda es lo mismo que una mujer.

 

Aparte de que estas churras de consolador están todas al servicio del nuevo orden mundial sin saberlo, me he divertido bastante viendo como la articuliste no viene mas que a demostrar lo contrario de lo que pretende.

Empecemos:

De base, la opresión machista no obedece a la biología. Obedece al constructo social del género, donde la mujer está por debajo en la escala social.

De base, el victimismo. Quien no llora, no mama.

Es cierto que parte de las consecuencias del machismo efectivamente inciden en la realidad biológica de las mujeres cis fértiles (por ejemplo el aborto, el precio de los productos para la menstruación, la gestación subrogada, etc). Y esto nace del constructo, no al revés, pues se ha construido la sociedad en términos cisnormativos.

La subversion de la lógica y el sentido común es fundamento básico de la ideología de género. Según afirma la persona esta, la sociedad se ha construido arbitrariamente en términos cisnormativos. Bien, pues no es arbitrario. Lo que usted llama cisnormatividad se debe a que hombres y mujeres somos biológicamente distintos, y en base a esas diferencias hemos construido históricamente nuestras identidades, con una función primaria reproductiva. Esto es, yo soy hombre porque me junto con una mujer y tengo hijos, y viceversa. Lo raro sería que ignorásemos esa diferencia y complementariedad elemental que salta a la vista (sin necesidad de incidir demasiado en ella). Pero la feminazi lo plantea al revés; dice que por arte de magia nos hemos creído hombres y mujeres, sin ninguna causa objetiva. Este atentado a la lógica es típico en las teorías de género y el endeble sustento de las teorías conspirativas sobre el patriarcado, en las cuales los hombres hemos estado mas pendientes de putear a las mujeres que de progresar y sobrevivir como especie.

 

Por cierto, nótese que la muchacha considera opresivo el precio de los productos para la menstruación. Este victimismo ha calado entre nuestros lamentables politicos, y ahora consideran que cobrar impuestos al comercio de las compresas es machista (ejemplo aquí). Si esto no es un sistema hembrista que venga dios y lo vea.

Sigue la maroma:

Pero eso no implica que las demás mujeres nos libremos de la opresión, incluidas las compas trans, porque los agresores no te preguntan lo que tienes entre las piernas para agredirte, lo hacen en valor a la socialización femenina.

¿Estas segura? Pues explícame esto: Violencia en parejas del mismo sexo: un tabú que mata por miles

¿Acaso las mujeres cis estériles, que no tenemos la regla, no tenemos aparato de Müller completo, etc; no somos oprimidas porque no nos afecta la opresión de los productos de higiene para la menstruación, la gestación subrogada o el aborto?

 

Ideal feminista; un mundo donde las mujeres están libres de la opresión de la higiene. Supongo que podemos aplicar el mismo criterio a la caca y el pis. No se que clase de sistema opresivo puede justificar la prohibición de ir con el culo cagado al trabajo.

Antes que nada, hagamos un inciso para evitar la transfobia al hablar y que me entendáis.

Esto es un aviso a navegantes para que no se ofendan por asomar la cabeza al mundo real.

Se llaman a los genitales aparato de Müller y de Wolf, no genitales femeninos o masculinos. Estos términos son más usados hablando de desarrollo fetal, y concretamente describen aquellos conductos que dan lugar a los conductos genitales; no son los genitales en sí. Pero en muchas ocasiones, las personas que estudian anatomía y quieren evitar la transfobia o bien son descriptives (usando palabras como vulva, vagina, pene, testículos, etc.) o bien utilizan estos términos.

Aclaración: aparato de Müller es chocho, aparato de Wolf es picha y huevos. Atención al malabarismo dialéctico; masculino lo cambia por Wolf y femenino por Muller pero ¿acaso la biología cambia por llamarla de otra manera?

Puestos a decir tonterías sin sentido, escuchemos a Rajoy aquí.

 

A partir de aquí, vienen una serie de explicaciones acerca del fenómeno de la intersexualidad. Para los que no lo sepan o no se acuerden: XYMacho XXHembra

Más allá de la genética, la inhibición de ciertas hormonas durante el desarrollo fetal puede hacer que una persona con cromosomas XY desarrolle un aparato de Müller completo, ya que por esta carencia hormonal, no se expresa el cromosoma Y en el fenotipo.
Hasta la sexta semana, la fase embrionaria depende del cromosoma X, aunque en la concepción el genotipo sea XY, así que podemos decir que durante nuestras primeras semanas de desarrollo todos somos X. Para estimular el desarrollo del individuo XY, debe expresarse el gen SRY y cumplir una doble función: inhibir la formación de ovarios y activar la formación de los testículos. Las hormonas segregadas por las gónadas diferenciadas (por ejemplo la testosterona y los estrógenos) moldean el resto del cuerpo. En casos extraordinarios, cuando el genotipo es XY y este gen no se expresa, la función del cromosoma X seguirá su curso, por lo que se producirá un ser genotípicamente XY y fenotípicamente X

¡¡Más allá de la genética!! Muy astuta. Ella sabe que las diferencias naturales entre hombres y mujeres son mucho más que puramente sexuales.

 

Diferencias genéticas entre ambos sexos

Está admitiendo que desde la concepción somos hombres XY o mujeres XX de manera predestinada, y a partir de ahí se pueden dar alteraciones que no se corresponden con el desarrollo esperado. El punto está en que esta lógica la utiliza para terminar equiparando anomalías con el desarrollo normal y en plenitud de facultades. Veamos.

El síndrome de insensibilidad a los andrógenos (SIA) se presenta cuando una persona tiene un cromosoma X y uno Y, pero es resistente a las hormonas llamadas andrógenos. Como resultado, posee algunos o todos los caracteres sexuales secundarios de quien es XX, pero los caracteres genéticos son XY. Hay dos tipos de síndrome de insensibilidad a los andrógenos: completo e incompleto.
El completo impide totalmente el desarrollo de cualquier carácter sexual secundario XY. El individuo tiene un cuerpo con senos, vagina y caderas. La única irregularidad es la falta de menstruación, ya que carece de útero y ovarios

Antes de continuar es preciso aclarar que los casos extremos de intersexualidad no se registran en la realidad, están solo en el campo de la teoría, pero eso se oculta convenientemente en esta clase de artículos para llevar a cabo la propaganda con impunidad. Por ejemplo, el caso del síndrome de insensibilidad a los andrógenos completo. Seria un hombre con aparentes tetas (no puede dar de mamar, por ejemplo), una aparente vulva (solo por fuera, sin vagina) y en resumidas cuentas una persona estéril, es decir, una persona biológicamente defectuosa, aunque suene mal decirlo. Pero esto es usado por la susodicha para decir que no existen los sexos, cuando lo único que esta mostrando es una excepción en forma de malformación genética masculina que confirma la norma binaria. A esto se le ha llamado toda la vida un deformado.

 

En otros casos, algunos bebés pueden tener un defecto genético que impide que su cuerpo produzca una enzima llamada 21-hidroxilasa que la glándula suprarrenal necesita para producir hormonas como el cortisol y aldosterona. Esta afección se llama hiperplasia suprarrenal congénita.
Si un bebé en desarrollo carece de esta enzima, nacerá con un útero, ovarios y trompas de Falopio. Sin embargo, sus órganos genitales externos se parecerán al pene y testículos habituales.

Ciertas drogas que la persona gestante toma pueden pasar al torrente sanguíneo del bebé y pueden interferir con el desarrollo de órganos. Una droga conocida por hacer esto es el dietilestilbestrol (DES). Los proveedores de atención médica solían recetar esta medicina a las mujeres embarazadas para prevenir el aborto espontáneo y un parto prematuro. Sin embargo, los científicos se dieron cuenta de que les niñes nacides de mujeres que tomaron esta droga tenían un útero anormalmente formado. La droga también aumentaba las probabilidades de desarrollar una forma rara de cáncer vaginal.

Otras cuestiones pueden pasar por problemas vaginales. Un bebé puede nacer sin vagina o tener la abertura vaginal obstruida por una capa de células que están más altas en la parte de arriba de la vagina que donde está el himen. La ausencia de vagina muy a menudo se debe al síndrome de Rokitansky-Kuster-Hauser, que es lo que padezco yo, por lo que varias TERF me han dicho que no soy mujer o que miento. En este síndrome, le bebé carece de parte o de todos los órganos reproductores internos (útero, cuello uterino y trompas de Falopio).
Otras anomalías abarcan el hecho de tener 2 vaginas o una vagina que desemboca en el aparato urinario, un útero en forma de corazón y un útero con una pared en la mitad de la cavidad.

 

Otra demostración de que los intersexuales son hombres y mujeres con terribles malformaciones. Incluso da cuenta de que intoxicadores externos, como las drogas, provocan el mal desarrollo. Basarse en una evidente discapacidad biológica para decir que los hombres y las mujeres no existen, es como afirmar que las razas son una construcción cultural porque hay negros albinos.

 

Los síndromes más importantes producidos por la no disyunción de los cromosomas sexuales son:

Síndrome de Turner (generalmente X-): Afecta a 1 de cada 3000 bebés. Quienes lo presentan son de baja estatura y sus ovarios no funcionan de forma adecuada. Otras características físicas típicas del síndrome de Turner son:
Baja estatura, “pliegues” en el cuello que van desde la parte superior de los hombros hasta los lados del cuello
Línea del cabello bajo en la espalda
Baja ubicación de las orejas
Manos y pies inflamado
La mayor parte de personas con síndrome de Turner son estériles. Corren el riesgo de tener problemas de salud como hipertensión arterial, problemas renales, diabetes, cataratas, osteoporosis y problemas tiroideos.
Síndrome Triple X: Afecta a 1 de cada 1000 bebés, debido a que la mayoría permanecen asintomáticos, se estima que sólo un 10% de los casos con trisomía X están diagnosticados. Los rasgos físicos más comunes incluyen:
Estatura alta
Pliegues epicánticos
Hipotonía y clinodactilia.
Otros síntomas son: convulsiones, anomalías renales y genitourinarias y fallo ovárico prematuro. Las personas con trisomía X tienen tasas más altas de retraso motor y del habla, y un mayor riesgo de déficit cognitivo y problemas de aprendizaje en la edad escolar. Algunos problemas psicológicos, como déficit de atención, trastornos del estado de ánimo (incluyendo ansiedad y depresión) y trastornos de adaptación, son más comunes que en la población sin esta trisomía.

Síndrome de Klinefelter: Afección genética bastante frecuente que solo afecta a las personas con Aparato de Wolf. Muches niñes con síndrome de Klinefelter (también llamado síndrome XXY) no presentan ningún signo ni síntoma de este trastorno, y hay algunes que ni siquiera saben que lo tienen hasta que se hacen adultos.

No todes con síndrome de Klinefelter presentan síntomas claramente perceptibles. Pero hay otres que pueden presentar síntomas corporales evidentes o problemas al hablar, aprender o desarrollarse. Les bebés con síndrome de Klinefelter presentan típicamente debilidad muscular, una menor fuerza muscular y una personalidad tranquila. También tardan más tiempo en aprender habilidades como sentarse, gatear, andar y hablar.
En comparación con otres niñes de su edad, pueden presentar algunos de los siguientes síntomas (o todos ellos):
Estatura alta y cuerpo menos musculado
Caderas más anchas y piernas y brazos más largos
Senos más desarrollados (una afección denominada ginecomastia)
Huesos más débiles
Menor nivel de energía
Testículos y pene de menor tamaño
Retraso de la pubertad o pubertad incompleta (algunes nunca llegan a atravesar esta etapa)
Menor vello facial y corporal después de la pubertad

¿Alguien en su sano juicio puede decir que este estado de cosas es algo distinto a una enfermedad? ¿Pretende usted, femibolchevique loca, definir y categorizar al colectivo humano basándose en lo peor del mismo? Y esto lo digo con todo el respeto para los intersexuales, que no tienen ninguna culpa de nacer así, pero lo que se esta describiendo son defectos genéticos, dolencias, carencias, desventajas que no se dan en la vasta mayoría. No son variaciones normales dentro de la diversidad humana, como ser rubio o moreno, fuerte o atlético.

 

La Naturaleza no es algo independiente y anterior a la actividad humana. No tiene un plan, y nuestras observaciones de los hechos se ven sesgadas por la cultura. Y en el caso del sexo, el género siempre lo ha reinterpretado en un binarismo que no existe realmente.

Aquí se contempla el núcleo del delirio. Lo que esta gente es incapaz de entender es que la naturaleza es previa a cualquier desarrollo cultural. Tenemos una cultura binaria porque la naturaleza nos hizo binarios. Crea usted en Adán y Eva, o crea usted en la evolución, nuestra naturaleza sexual y biológica es binaria, es la forma de reproducción y evolución que tenemos, y a esa naturaleza binaria la hemos llamado femenina y masculina. Cambiar las palabras por Wolf y Muller no cambia el hecho. Si fuéramos una especie asexual, que las hay, jamas habríamos desarrollado una cultura binaria, eso no habría sido posible ni tendría sentido. La naturaleza si tiene un propósito, y nos supera.

Un defecto genético, como puede ser la incapacidad de tener hijos (algo que les pasa a los intersexuales), no tiene ningún propósito evolutivo, todo lo contrario: es un atentado contra nuestra evolución como especie porque su generalización supone la extinción. Es claramente contrario al desarrollo para el que estamos hechos, por eso se considera un defecto. Y esto no tiene que ver con la dignidad de las personas; el mundo está lleno de enfermos y de enfermedades, y reconocer un problema genético o de salud no cuestiona los derechos ni la dignidad de todo ser humano. El problema real es que la ideología de género necesita de la corrección política para difundir sus ideas demenciales.

 

El disparate que plantea la femibolche implica aceptar que cualquier estado biológico dañado, es decir, enfermo, es lo mismo que estar sano. Es lo mismo estar ciego que no estarlo; es lo mismo estar en silla de ruedas que poder correr, ya que estas enfermedades lo son porque la cultura define lo que es estar sano y lo que no, de la misma forma que define lo que es ser hombre y mujer, sin relación alguna con la biología (???). Lo que llevaría a plantearse que, si los discapacitados son una construcción cultural, no tiene sentido que tengamos leyes y normas que asisten a estas personas. O peor todavía, que ser discapacitado depende de la autopercepción subjetiva de la persona, así como la identidad de genero…

Paciento:

Hola doctor. Estoy aquí para solicitar una paguita por incapacidad.

Doctoro:

Ah muy bien, pero dígame ¿Cuál es su problema?

Paciento:

Pues mire usted, estoy incapacitado para levantarme a trabajar por las mañanas. Lo intento pero no puedo, me es totalmente imposible.

Doctoro:

¿A qué se refiere? ¿Es usted votante de Podemos?

Paciento:

No, lo que digo es que no puedo levantarme, soy incapaz de levantarme.

Doctoro:

Disculpe, pero eso no es una discapacidad.

Paciento:

Pero es evidente que estoy incapacitado para trabajar. ¿acaso no puede comprender lo que me pasa?

Doctoro:

Mire señor, en mi pueblo eso se llama ser un gandul. Así que no cuela, no le voy a dar una paguita por gandul. Lo que faltaba.

Paciento:

No, perdone, le voy a pedir que me hable con respeto. A usted lo que le pasa es que le han dado una educación basada en prejuicios. Le han enseñado lo que es normal y lo que no, y en base a esas ideas de odio, usted determina arbitrariamente lo que es ser una persona capaz o incapaz, creando daño y estigma, pero ¿quién se cree usted para decirme de lo que soy capaz? Por estas cosas es tan importante educar a los niños en las escuelas y enseñarles a pensar en diversidad, para evitar que existan personas como usted.

Doctoro:

Vale, de acuerdo, soy una persona llena de odio, lo que usted diga, pero no le voy a dar una paguita. Ahora, ¡váyase!

Paciento:

Se equivoca, la paguita me la va a tener que dar igualmente, que para algo he saltado la valla.

La paguita o me enfado.

Autor: Rana Baneada (https://twitter.com/RBaneada)

 

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Lo cierto es que todas las organizaciones de Open Society han sabido llevar muy bien todas estas desidencias feministas hasta el extremo que todo es fenimizable el genero neutro en el vocabulario a desaparecido, imperiosamente todo debe acabar en femenino y no consigo entender esos hombres se llaman feministas ..¿en que? es feminismo ayudar a tu compañera en los quehaceres del hogar, en las compras al super, a compartir el embarazo y parto, si eso es feminismo me declaro feminista de ahí no paso, no sea que un día use un strapon.
    @situacionesdifi

  2. Jorge

    No A, luego B. No sé hasta qué punto eso ha sido algo a propósito, pero el mal enfoque de una persona y su, quizá, falta de coherencia no desacredita el tema ni lo convierte en una locura. “La locura del género” no, sería más justo decir “la locura de algunas personas tratando el tema del género” (aunque no lo veo como una locura, por muy poco de acuerdo que esté con sus formas de hilar). Está bastante aceptada la idea de que la separación mujer/hombre es bastante virtual, mientras que el espectro masculino-femenino resulta más útil y acertado, pero con esta “crítica” parece que se defiende la separación clara entre hombre y mujer al atacarse a alguien que dice lo contrario. No A, luego B… es una falacia ad ignoratiam. Pero repito, no sé hasta qué punto era un objetivo de este artículo decir eso.
    Yo mismo escribí para este blog sobre el tema, por si interesa 🙂

Deja un comentario

Menú de cierre