Esto no se puede debatir, pues en seguida eres tachado de insolidario y egoísta. No me considero nada de eso. Pero tampoco quiero ser tonto. Hay una línea que separa la bondad de la imbecilidad. Y no me gustaría traspasarla.
Hay mucha gente buscando trabajo activamente. Hay muchos dispuestos a trabajar en lo que sea.

Hay muchos que genuinamente están buscando y que están desesperados por no encontrar trabajo. Hay otros que simplemente se tumban en el sofá y se quejan de que «no hay trabajo».

Me descubro ante el valor y fortaleza intelectual de los primeros y les ayudo gustoso, principalmente a través de las Organizaciones que juzgo conveniente y mientras buscan y encuentran algo. Los segundos son unos caras y no se les debe ayudar, pues se contribuye a que haya más personas que les imiten. Y a ninguno nos sobra el dinero. Lo que damos a los demás, nos lo quitamos (gustosos) nosotros.

Por supuesto que creo que hay que ayudar al prójimo. Lo que se debe evitar es que ese prójimo decida que se vive de manera aceptable sin trabajar, sin ahorrar, sin prever para el futuro, sin ocuparse de aportar nada a la Seguridad Social o al fondo de pensiones y sin pagar por ninguno de los múltiples servicios que de la sociedad recibe. Simplemente explotando el Sistema de Ayudas, casas gratis o casi gratis, ayudas para emanciparse, ayudas para comida, ayudas para colegio, ayudas para comedor escolar, ayudas para pagar la luz, ayudas para lo que sea, seguridad social y pensión no contributiva y siempre gratis sin jamás haber aportado a la caja común. Y muchas veces -mientras son oficialmente pobres y tienen por ello acceso a esas ayudas- tienen ingresos no declarados que les hacen estar en mejor situación que muchos que trabajan de sol a sol. Eso no es justo.

 
Los «caras» saben que les sacaremos las castañas del fuego siempre. Y no hay derecho.
 
Pero votan y si hace falta, «arman jaleo». Los políticos lo saben. Saben que cuantos más sean y más se les cuide con el dinero del contribuyente (el tuyo, el mío), más votos obtendrán. Los políticos compran sus votos (o su «paz social», o su silencio) con nuestro dinero.
 
Lo malo es que llega un momento en que el gasto es excesivo. Y que somos demasiados pocos los que contribuimos, por lo que el sistema se hace insostenible. Sin embargo, los «caras» creen que tienen un derecho ya adquirido para vivir del cuento. Y el día en que dejas de pagarles, la arman. Y sólo hay una solución para la secuestrada «paz social»: pagarles. A costa de todos los demás. Y no es justo.
 
Aparte de lo material, no trabajar ni hacer nada en la vida no creo que haga feliz a casi nadie. Es verdad que comes, pero no creo que tu autoestima sea muy alta. No sé si así se es feliz. Y se da mal ejemplo a los hijos, propios y ajenos.

La sociedad te aparta: «te pago, pero ¡no molestes!». Eso pasa en algunos países del norte de Europa con los drogadictos, por ejemplo. No quieren curarte, ni les importas como Persona. Te pagan alojamiento, drogas, comida básica y baja «paga». El Estado dice: «No salgas de casa y que no se te vea robar o drogarte en la calle. Así parece que todo va bien». Para mi, un desprecio a la Persona. Malo para el individuo. Malo para la sociedad.
 
Todo esto pasa en todo el mundo. A continuación un gráfico del gasto social en EEUU y  aquí una entrevista radiofónica que merece la pena escuchar (está en inglés) para entender a los «caras profesionales». Llega un momento en que no merece la pena trabajar.
 
¿Es un sistema sostenible? ¿Es justo? Conviene reconducir estas cosas poco a poco y sin dejar que degeneren en exceso. Si se espera mucho al final «el pueblo» pide una solución radical, surge el populismo y el voto se radicaliza. Y eso nunca acaba bien.
 
Pero mucho me temo que pocos políticos se meterán en este berenjenal, salvo recientemente el Sr. Cameron como explica aquí. La excepción confirma la regla. Por ello, la suerte -seguramente- esté lamentablemente echada. Cosas del cortoplacismo político.
Extracto del articulo de Cameron.
Autor: Macro y Mercados.
Blog: http://macroymercados.blogspot.com/

Deja un comentario

Menú de cierre