Las denuncias falsas ¿no existen? Parte I

Uno de los más campos de batalla más polémicos y uno de los más esclarecedores en los debates entre defensores y detractores de la LIVG, es el de las denuncias falsas por violencia de género. Y es esclarecedor porque aquí se puede DEMOSTRAR cómo el gobierno y los medios de comunicación manipulan y mienten en la cara de todo el mundo. Lo malo es que mucha gente se quiere creer esas mentiras y cuando le pones las pruebas delante prefieren no mirarlas y seguir difundiendo las mentiras, lo que significa que no es que los engañen, sino que prefieren defender una mentira que les gusta más. Y hago estas afirmaciones porque en los propios estudios oficiales que usan los medios para decir que hay muy pocas denuncias falsas, están las pruebas de que dichos medios mienten y lo que en realidad ocurre es que las denuncias falsas se ocultan y no se persiguen (repito, esto se demuestra en los propios estudios oficiales, como voy a mostrar enseguida)

En primer lugar, hay que decir que muchas feministas argumentan que por qué se habla tanto de denuncias falsas en violencia de género y no en otros ámbitos. Esa pregunta ya demuestra la “incomprensión” y falta de sensibilidad, ya que estamos hablando de una ley que divide a la población en dos grupos, de los cuales uno solo puede ser denunciante y el otro solo puede ser denunciado. Si dijéramos que hacemos una ley por la cual solo los blancos pueden denunciar a los negros, todo el mundo se escandalizaría y con razón, ¿verdad? Pues lo mismo. Además, por si fuera poco, esta ley deja sin presunción de inocencia al grupo de personas que solo son contempladas como criminales por esta ley, y además, por si fuera poco, esta ley hace que el grupo denunciante (las mujeres) tengan todo el proceso gratuito, asistencia y acceso a muchas ayudas económicas y de otros tipos; es decir, una mujer puede obtener grandes beneficios de una denuncia falsa de violencia de género, como demuestran casos como el de una red desarticulada por la guardia civil, aquí la noticia desde la misma web de la GC “Desmantelada una red que presentaba denuncias falsas por violencia de género para cobrar ayudas públicas y otros que se enlazarán más adelante, en el que mujeres confiesan que denunciaron a sus parejas para cobrar ayudas o para mantener a sus hijos

 

o bien les dicen que la única forma de cobrar una ayuda es denunciar a su pareja.

 

 

Mientras tanto, el denunciado tiene que costearse su defensa (a menos que tenga una renta mínima) y encima es casi siempre metido en el calabozo hasta el juicio rápido, con lo que no puede preparar su defensa. Así que comparar este delito con cualquier otro se puede decir sin miedo a equivocarnos que es tendencioso e injusto.

Y una vez aclarado por qué en este tema las denuncias falsas son distintas que en otros delitos, vamos a ver cómo mienten los medios de comunicación y cómo manipulan los poderes.

Como nota aclaratoria, decir que del total de denunciados por violencia de género, solo son condenados alrededor del 20%. Cuando el 80% no son condenados, nadie puede afirmar que las denuncias falsas sean casi inexistentes. Tampoco yo afirmaré que ese 80% de no condenados sean denuncias falsas, pero son, como mínimo, dudosas, porque si no fueran dudosas habrían sido condenados. Además, hay que recalcar que del 20% de condenados, muchos lo han sido sin más prueba que la palabra de la denunciante (como demuestra el estudio del CGPJ), mientras que la confesión de la denunciante de que su denuncia es falsa no sirve para condenarla a ella por denuncia falsa.

Para ver cómo mienten gobierno y medios de comunicación, vamos a demostrar dos cosas:

  • No se informa de todas las denuncias falsas condenadas, sino solo de una pequeña parte (esa pequeña parte la dividen entre el total de denuncias y de ahí obtienen los porcentajes ridículos que salen en la prensa).
  • No se persiguen las denuncias falsas por violencia de género.

Las informaciones de denuncias falsas que ha difundido y sigue difundiendo la prensa, proceden de dos fuentes, que son:

  • Las memorias anuales de la Fiscalía General del Estado (FGE): De aquí salen los porcentajes de 0,01%, 0,018%, 0,014%… que solemos ver cada año en los medios.
  • El estudio sobre aplicación de la LIVG que hizo en marzo del 2016 el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ): De aquí sale el 0,4% de cuando salió este estudio.

Respecto a las memorias de la fiscalía, los medios de comunicación han difundido lo siguiente:

Desmontando mitos: sólo el 0,014% de las denuncias por violencia machista son falsas

 

Aquí la segunda parte

Deja un comentario