Hoy os traemos estas reflexiones de la página de Absolutexe: www.estadolimitado.com

Podéis echarle un vistazo haciendo clic aquí.

 

Y estamos como estamos por NUESTRA culpa, pues sí, nuestra, de todos y cada uno de nosotros, de los que leáis esto y de los que no lo hacéis.

 

Y la historia comienza un 25 de mayo por la tarde mientras volvía conduciendo de la aldea.

A punto de llegar a la rotonda para incorporarme a la N-I observo que hay varios caballos en una de las parcelas de la izquierda … uno de ellos de algún modo se ha saltado la valla, o ha encontrado un hueco, de modo que estaba entre el arcén y el muro de la parcela. Mientras me alejaba, por el retrovisor he visto como empezaba a meterse en el arcén, en ese momento me he cruzado con un coche y le he hecho todas las señales posibles para que redujera su velocidad (así lo ha hecho y ha esquivado al caballo sin mayor problema).
A continuación, he marcado el 112 y les he informado de un caballo suelto en la N-604 muy cerca del acceso a la N-1.

Y posiblemente eso es lo que hubierais hecho muchos, otros ni habrían llamado.
Vamos a dejar a los segundos (los doy por perdidos) y a centrarnos en los que habríais hecho lo mismo que yo.

Al colgar el teléfono os sentiríais bien, en un ratito llegará la Guardia Civil, quitaran el caballo del medio y listo. PUES MUY MAL.

No es la respuesta correcta, lo correcto habría sido parar el coche, coger al caballo y meterlo en la parcela.
¿Qué es eso de actuar en plan “no es mi trabajo”? la mejor opción habría sido evitar que alguien pueda perder la vida por chocar contra un caballo. Solo habría tardado diez minutos, DIEZ MINUTOS que no he querido usar para hacer un bien (o evitar un mal) a otro. Y ni siquiera llevaba prisa. Simplemente no “era mi trabajo”, he decidido que se ocupen otros, he delegado.

Y ahora os pregunto: Si hubierais actuado como yo y al llegar a casa veis en las noticias que mueren dos ocupantes de un vehículo al chocar contra un caballo suelto en la N-604 ¿cómo os habríais sentido? Seguro que habríais pensado que podíais, que deberíais haber hecho más. Pero ya es tarde, dos personas han muerto sólo porque “no era vuestro trabajo”.

 

Y ahí viene el problema, por eso estamos como estamos, porque hemos decidido delegar nuestras responsabilidades, y para ello hemos creado un 112, un Seprona, Protectoras de Animales y un largo etc. Aceptamos el robo vía impuestos porque así podemos decir con la conciencia tranquila “no es mi trabajo” “para eso les pagan” “que se ocupen ellos” … pero y si de verdad hubieran muerto dos personas ¿tendríais la conciencia tranquila? ¿no, verdad?

Pues como eso con todo;

Habéis delegado la educación de vuestros hijos, mandáis a la escuela criaturitas maravillosas y os devuelven becerros asilvestraos cuyo mayor preocupación es saber que pasa en Mujeres Hombres Biceps y Berzas, un hatajo de Canis y Chonis convencidos que merecen una paguita por no hacer nada como si fueran un anuncio de esos de L’Oreal y su “porque yo lo valgo”.

Habéis delegado vuestra sanidad, os dan listas de espera de meses y os quedáis tan panchos, os quitan vacunas y no pasa nada, os prohíben, sí, sí, prohíben adquirir medicamentos (o vacunas) y os da igual, para eso lo habéis delegado. Que no tenéis tratamientos ni medicamentos que en otras partes están disponibles… da igual así no os tenéis que preocupar en ver si hay algo más, lo habéis delegado y ellos sabrán.

Habéis delegado vuestras condiciones laborales en una atajo de inútiles que no han trabajado nunca y deciden por todos vosotros, vuestros horarios, jornadas, salarios … y encima les aplaudís y les llamáis defensores de los trabajadores.

Habéis delegado vuestra pensión, dejáis que el estado os robe un tercio de vuestro coste al empresario para una pensión que no vais a cobrar, pero os da igual, así no tenéis que preocuparos de buscar, analizar, comparar y elegir en dónde meter vuestro dinero. Os cuentan que es una estafa piramidal, sabéis lo que es una estafa piramidal, habéis visto como se detiene a gente por estafas piramidales, es más incluso llegáis a comprender que las pensiones públicas son una estafa piramidal … y os da igual, os escudáis en el “cuando eso pase ya se verá”.

 

Habéis delegado hasta vuestra propia seguridad, y no hablo solo de la posibilidad de ir armado, es que hasta les permitís que os multen por no llevar puesto el cinturón o un casco en una moto.

Habéis delegado vuestra organización social, ¿qué es eso de preocuparme yo por si hay que hacer AVEs, autovías, un aeropuerto, hospitales, o cualquier otra cosa? yo voto a unos señores cada cuatro años y que ellos hagan lo que les parezca mejor que “para eso saben”. ¿En serio os creéis que una tipa que no ha dado un palo al agua en la vida está capacitada para administrar los 2.354Mill€ del presupuesto de Barcelona? ¿de verdad os habéis fijado tan solo un poquito en quiénes estáis poniendo al mando de cantidades desorbitadas de dinero?
Imagina que tienes una empresa que gestiona 2.354Mill€ y buscas un equipo gestor que te la lleve ¿de verdad habrías elegido a cualquiera de los que ha salido elegido en cualquiera de las capitales? por no hablar de las CC.AA. que es aún peor.

Pues ese es el problema, que habéis decidido delegar, habéis decidido que de vuestras vidas, bienes e intereses se deben ocupar otros y no vosotros. Incluso yo hoy me he descubierto delegando.

Y vosotros que no os preocupáis ni de vosotros mismos, como para preocuparos de los demás.

Hace muchos años iba con mi abuelo en el camión, tendría yo diez u once años, ante unas vacas que estaban en la carretera de camino a Castro, paró y me hizo bajarme, entre los dos las metimos en el prado de al lado. Y no lo hizo por obligación, pues no lo era, ni siquiera por deber, tampoco lo era, ni por egoísmo, pues no esperaba nada a cambio, lo hizo porque siempre pensaba en cómo podía ayudar a los demás y no desaprovechaba la ocasión de hacerlo.

Mira que hace años que nos dejaste y aún me sigues enseñando … a saber cuántas de tus lecciones me faltan por descubrir.

Pero tranquilo abuelo, no lo volveré a hacer.

 

 

Deja un comentario

Menú de cierre