A muchos quizá este concepto os suene de oídas, pero los que estamos más activos en redes lo conocemos bien. ¿Qué es la apropiación cultural?

Según la Wikipedia la apropiación cultural es:

«La adopción o uso de elementos culturales por parte de miembros de otra cultura. También se conoce como apropiación cultural indebida, a menudo es retratada como dañina y se la considerada una violación del derecho de propiedad intelectual contra la cultura de origen. También es inevitable cuando múltiples culturas se juntan, la apropiación cultural puede incluir usar tradiciones, comida, símbolos, tecnología, lengua y canciones culturales de otras culturas. (…) La apropiación indebida es diferente a la aculturación, a la asimilación o al intercambio cultural, ya que la apropiación, se refiere a la adopción de elementos culturales de manera colonial».

Bien. Desde hace menos de un año, (2017, año de los ofendiditos) aquí en España y como siempre, siguiendo la estela de USA a los que nos encanta imitar, han ido apareciendo poco a poco y sin descanso acusaciones por parte de colectivos afrodescendientes, (que no en nombre de la gente negra) hacia los blancos por hacer uso y abuso de sus «elementos culturales».

Hace menos de un año, en una universidad norteamericana se hizo una fiesta con temática mexicana. Los estudiantes se pusieron el gorro tradicional mexicano, pusieron rancheras y bebieron tequila. Hasta ahí todo bien. Al día siguiente, tras la resaca se quedaron estupefactos al saber que la universidad recibió una denuncia por «apropiación cultural».

Saltó la liebre en el pasado Halloween donde en USA las celebridades de raza blanca se disfrazaron de personas no blancas y subieron fotos a las redes sociales. Ahí empezaron las acusaciones de racismo. Poco después, se fueron sumando con chorradas tan grandes como las trenzas de boxeadoras donde aquellas señoritas que subían fotos en sus redes con este tipo de trenzas eran acusadas de apropiación cultural, y también por el séptum entre otros accesorios que tenían un origen «étnico».

Esto es ofensivo

Sí. La apropiación cultural es la acusación que vierten los autodenominados racializados sobre los blancos -opresores de robarles algo que les pertenece. Que digo yo, ¿acaso han sido ellos quienes inventaron estas cosas?, ¿son descendientes directos del que inventó el séptum, las rastas, o las trenzas boxeadoras?

Bien. Gente como Emma Watson en su autoculpabilidad por haber nacido con el pecado original de ser blanca, les imploran el perdón a sus acusadores por haber venido al mundo con una raza que no escogieron al nacer… aunque ellos jamás hayan ejercido ninguna actitud racista. Aunque no hayan oprimido a un racializado en su vida. Aunque a los antepasados de ellos, esos blancos que piden disculpas, también fueron esclavizados, asesinados e invadidos. Pero sólo importan los no-blancos. Y así, con un sentimiento de culpa por algo que no hicieron, poco a poco, es como se han ido aceptando estas niñerías del «me has copiado».

Esto es ofensivo

Estos reproches vienen la mayoría de ocasiones de personas «afrodescendientes», (para mí todos venimos de África y todos somos afrodescendientes, pero van con la paleta de color) personas afro que en su vida han viajado a sus países de procedencia y si lo han hecho, han decidido volver al primer mundo no queriendo renunciar a los privilegios blancos que ellos usan. Porque estos acusadores, tan progres y tolerantes, denuncian la apropiación cultural desde dispositivos móviles, a través de pantallas, inventitos de blancos opresores…Lo que quieren y condenan es que los blancos no nos pongamos complementos, peinados, hagamos música y demás porque es racista y los oprime (¿?), y porque es un robo y apropiación cultural, pero ojo, si ellos van a médicos blancos, compran en tiendas de blancos, utilizan la escritura, se ponen muebles de Ikea, tienen sus Iphones, sus televisores, en definitiva, cometen apropiación cultural, pues se les perdona. ¡Ah no! No me he expresado con precisión: si ellos lo hacen lo llaman «intercambio cultural» o «asimilación«. Ay que ver cómo jugamos con el lenguaje para lo que nos conviene. Y no renuncian, no.

 

Algunos simpatizantes de esta idea, más laxos, te dan su bendición para ponerte rastas o hacerte un séptum, siempre y cuando menciones siempre la procedencia de origen del complemento en cuestión, así que hables con quien hables y aunque no venga a cuento, explica a tu interlocutor la procedencia de tu séptum. Es muy de agradecer.

Una de estas personas, la vi desde la plataforma de youtube, una muchacha negra pero con el pelo muy lacio (asimilación cultural) y con el vídeo monetizado, donde irónicamente salía en los anuncios una mujer blanca anunciando una mascarilla para el pelo de las blancas. El dinero, tan de blancos, gusta, aunque sea para seguir fomentando la colonización de la etnia caucásica en publicidad.

Esto es ofensivo

Bien. Quien quiera obedecer que obedezca. A algunos obedecer por obedecer, como que no. Ni aunque nos vengan acusando de delitos que nosotros, los del presente, no cometimos; ni aunque nos culpen de opresiones que mayoritariamente no ejercemos y «del privilegio blanco», al que en Occidente, y más los nacidos e instaurados aquí pueden disfrutar por igual (como disfrazarse, hacer uso de las leyes o acceder a cualquier carrera).

Porque si hablamos de oprimir, señores, señoras, señorxs, cualquier mujer te podrá contar en su historia vital cómo ha vivido en mayor o menos grado el machismo, los LGBTI te podrán hablar de los problemas que han padecido a causa de su inclinación o identidad sexual, incluso, si rascamos un poquito, hombres blancos heterosexuales pueden contar como, por ejemplo, caminando por la noche pudieron ver amenazada su integridad física, o sentirse intimidados por otros hombres. Todos más que menos sabemos lo que es la opresión, la burla o el miedo. Pero como esto es el «Piedra- Papel- Tijera» y mujer blanca oprime a mujer negra, que digo yo, ¿alguna de las blancas que me estáis leyendo, les obligáis a que os limpien la casa o algo así?, porque yo, en la santa vida he oprimido a una mujer negra, árabe, asiática o de donde venga. Y ponerse unas trenzas, ya me diréis qué tiene de opresivo. Pero no, para hacerlo debes conocer toda la historia de las puñeteras trenzas o eres un racista-opresor.

Todo esto que digo suena muy loco, pero aceptamos que nos llamen fascistas y racistas y nos acostumbramos. Hasta que empiezan a nacer espacios anti-blancos (si se hiciera a la inversa imaginad la que se liaría). Espacios antiblancos como por ejemplo la proyección de una película Black Panter donde en Estados Unidos se vetó la entrada a blancos.

Esto es ofensivo

Seguid combatiendo el racismo con más racismo, pero los que somos rockeros no os vamos a pedir cuentas por poneros camisetas de AC/DC, de Metallica o Nirvana. Tampoco por usar instalaciones creadas por blancos o utilizar cualquier cosa que venga del hombre blanco, porque ni las hemos inventado nosotros y sobre todo y hablando por mí, porque importan un carajo las razas. Para mí las personas son personas.

Ni os debemos explicaciones ni vosotros a nosotros, pero yo, y gente que no mide a las personas por su pedigree, sino por lo que son, seguiremos comiendo comida china si nos da la gana, escucharemos blues, o tocaremos el djembé os pongáis como os pongáis porque somos libres, como lo sois vosotros.

Ahora es vuestro turno de palabra.

Recordad que lo haréis desde dispositivos electrónicos creados por blancos.

Aquí dejo un post escrito por Tyler Preston, afroamericano al cual no podéis acusar de hacer whitesplaining, aunque ya le habéis llamado «alienado» por hablar a favor de la igualdad entre las personas.

SOMOS UNA SOLA RAZA

Post: Los negros no pueden ser racistas

 

lakristo

Alienada, y apolítica. Madre. Nunca apoyaré los pensamientos rígidos, y como nunca he hecho, callaré ante lo que me parece injusto. Podemos evolucionar. Podemos cambiar de opiniones. Podemos permitirnos el lujo de disentir. El sentido del humor es importante ¿y ahora?, más que nunca. Y me gusta el rock.

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Me ocurre algo curioso, y es que el fondo del artículo lo comparto, pero las formas… Ay, cómo nos pierden las formas. Detalles como que (y seguro ya lo sabes) un youtuber no decide qué publicidad aparece en sus vídeos, o tanta seguridad en que los dispositivos móbiles los han creado los blancos (¿seguro que no ha habido un sólo ingeniero negro que haya aportado absolutamente nada? ¿no será que algún oriental tiene algo que ver en toda la industria electrónica actual, tal vez?). De verdad, creo entender tu mensaje, pero nos lo pones muy, muy difícil para comulgar con estas ruedas de molino, porque hablar de tiendas, de iPhones, de televisores, de internet y hasta de la escritura afirmando que son algo así como patrimonio de los blancos que en el mundo han sido, tiene miga y no quiero extenderme en esa falacia, así que sólo repetiré: !En serio! ¿Que la escritura es patrimonio de los blancos?
    Muchos estamos cansados de pedir perdón por el mero hecho de ser blancos, nos sentimos disidentes en muchos aspectos, pero no todo vale. Tenemos razones suficientes como para recurrir a simplificaciones y falsedades tan burdas.
    ¡Ánimo con el blog y un saludo!

  2. Cristina

    Lo has tergiversado. No digo que la escritura venga de los blancos, sino que no viene de los negros.

    Las formas, llegados a este punto de neurosis racial están bien como están

  3. El tweet con el rollo de que los tatuajes son un invento neozelandés me ha matao.
    Esta ignorante debería saber por qué los romanos llamaban ‘Picti’ a las antiguas tribus de Escocia.
    El tatuaje es común a muchísimas culturas de muchas épocas.

Deja un comentario

Menú de cierre