Desde la irrupción de FEMEN con sus distintas controversias en cada país se instauró nuevamente el feminismo, un feminismo con flores en el pelo y rebeldía ante el Estado y cualquier autoridad…un feminismo donde se ensayaba hasta el semblante que tenían que poner las mujeres en cada momento. Aquellas mujeres bonitas y normativas, escogidas intencionadamente, que usaban el torso desnudo como arma política, fue demasiado cautivador en unos tiempos en que las redes sociales estaban en su punto álgido y donde ya se habían erigido como una extensión de la persona.  ¿Cómo no atribuirse un tanto más ante la mediocridad que darse un toque de sofisticación y glamour poniéndose una corona de flores tan favorecedora?, ¿cómo no sucumbir ante la perogrullada de que la mujer tiene que ser libre? Muchas mujeres empezaron a interconectarse, a debatir sobre qué era la igualdad, qué era la liberación y cómo podíamos ser más comprensivas las unas con las otras.

 

Un tiempo más tarde, quizá por hastío o por la cantidad de interacciones que traía este asunto en las redes sociales, el discurso sobre el feminismo se había ramificado donde unas defendían la igualdad, otras la supremacía y otras abortaban a sus hijos si se enteraban que eran varones. A partir de ahí quien escribe, supo que era el momento de salirse de grupos de debate y de noticias antihombre que estaban proliferando. Igual que yo, muchas mujeres más decidieron renunciar al feminismo como seña de identidad. Ellas se dieron cuenta de que algo tan legítimo y tan natural se había convertido en un instrumento de ingeniería social lleno de odio y demasiadas repeticiones.

Se dieron cuenta de que al decir “Ey, esto se pasa de madre” eran reprendidas por el grupo mayoritario…Entonces vinieron los cambios legislativos y la desinformación.

Que si el 0´04 de denuncias son falsas, que si el hombre no es víctima por parte de la mujer jamás, que si la mujer vive opresión por el mero hecho de serlo…y aquellas que estábamos observando lo que sucedía desde la retaguardia, nos convencimos definitivamente de que no queríamos que se nos colectivizara. De que queríamos igualdad ante la ley, con sus pros y sus contras, porque para gozar de la igualdad conllevaba también renunciar a privilegios.

Porque se estaba satanizando a una parte de la población metiendo a todos en el mismo saco.

 

Los medios, esclavos de las visitas y de los partners, empezaron a repartir la carnaza que más gustaba no sin antes manipular u ocultar noticias de forma tendenciosa. Recuerdo una noticia de una madricida que se suicidó tras matar a sus hijos y también a su padre y lo llamaron “suicidio colectivo”. Sí. Por no llamarla asesina, o madricida. Aquello fue asqueroso y demasiado obvio. La corrección política ya era omnipresente. Fue remate para aquellas mujeres equidistantes que veíamos que algo no funcionaba bien del todo.

Con ello nacimos las detractoras del feminismo. Las disidentes del feminismo. Las no-feministas. Las ANTI- feministas. Sí, ANTIFEMINISMO. Parece contraproducente ir en contra de tu propio colectivo, ¿sí?

 

Los debates empezaron a cambiar su cariz. Ahora habían mujeres que no sólo se atrevían a cuestionar el INCUESTIONABLE e inmaculado feminismo, sino que lo caricaturizaban, lo despreciaban y se burlaban de él. No sin motivo.

 

El “mi cuerpo, mis normas” se había convertido en “TU cuerpo, NUESTRAS normas”, donde unas mujeres les echaban la regañina a otras por hacer con sus cuerpos lo que les diera la real gana.

En la psicotización extrema donde te recordaban constantemente que podías ser violada en cualquier momento porque cualquier hombre podría convertirse en un monstruo capaz de hacer cualquier atrocidad contigo por la noche…

En el enaltecimiento del aborto como consagración feminista, donde mujeres que renunciaban al falo por vivir en una sociedad heterofalocéntrica se quedaban preñadas por falos, para luego hacerse su bautismo abortista.

En la defensa de las mujeres que habían matado a hombres o cortado la polla.

 

 

Ocultando que las madres, que las mujeres a día de hoy son las principales asesinas de niños… y excusándolo diciendo que es porque pasan más tiempo con ellos. No: un asesino no lo es por pasar más tiempo con otra persona. Un asesino lo es y punto.

En un lenguaje inclusivo, porque la visibilización es importante, el “hazme caso” de toda la vida para mi entender porque si no usas el lenguaje inclusivo las invisibilizas, pero, sin embargo, olvidan hacer campaña para fomentar la enseñanza del lenguaje de signos para aquellas personas que realmente sí tienen un problema de comunicación en la sociedad.

En un feminismo incapaz de hacer la más mínima autocrítica pero feroz con aquel que lo pusiera en duda.

En una dictadura, amparada por los medios y alimentada por influencers ávidas de dinero que pensaban que por dejarse crecer los pelos de las axilas hacían una revolución política. Dejarse los sobacos a la francesa…vaya cosa.

En un feminismo que supuestamente lucha en contra del sexismo pero que es sexista a más no poder y que sólo le interesan los genitales o la identidad de género de una persona para emitir un juicio hacia ella.

En la romantización de la regla, donde es fácil deducir que los que implementaron la copa menstrual estaban exultantes porque usarla era cosa de feministas. Una romantización tal que hacía que algunas hicieran recetas caseras con sus eyecciones vaginales, mascarillas faciales de sangre de coño y chupitos embriagadores. Eyecciones vaginales, ojo. Yo os juro que estaba deseosa de ver si eran capaces de ir también meadas por la calle o si llegarían a hacerse mascarillas con sus excrementos porque esas cosas también eran un tabú, je, je…Esa romatización que recordaba que ellas eran fértiles pero que les daba igual recordar a las demás mujeres, mujeres con amenorrea, a mujeres trans, a mujeres que tenían la menopausia y que no estaban pasando un buen momento, a mujeres con cáncer de útero…Cada mes sangro y no muero.

En la defensa de cuotas. Cuotas inutilizantes que atrofian a la persona y que hace que reciban concesiones por el hecho de ser mujeres y no por estar cualificadas.

En la repulsa hacia la sexualidad y sexualización de la mujer. En decir que el sexo con hombres es malo pero con un discurso distinto al de los conservadores, esta vez con un corte pseudointelectual pero con el mismo fin: el sexo con otro es malo.

En mandar al carajo y sin miramientos la presunción de inocencia de los ciudadanos varones y en ir a la caza de brujas vía Twitter. En salir a las calles a condenar un delito del que las no tenían más datos que cuatro retazos que pudo compartir la prensa, pero que sin embargo, no moverían un dedo ni saldrían a la calle por una víctima de violación si esta ha sido violada por alguien de otra raza-no blanca. Ni aunque fuera violada por 10 hombres. Eso da igual. Lo importante es esquivar la palabra FACHA.

En una sororidad de Tercer Reich, donde nos cuidamos entre mujeres pero como nos pongas en cuestión estás fuera de nuestra secta.

 

En una pandilla de colegio. O de instituto americano. De entre las marginadas y las populares a lo Kelly Kapowski.

En un negocio superventas. Libros. Cosmética. Camisetas. Pañuelos. Soltando pasta y más pasta paradójicamente contra el capitalismo opresor. Todo por ser la marca Hacendado de FEMEN pero con menos mímica ensayada.

Porque eso es el feminismo. Cuando Femen creó tendencia y los empresarios, medios de comunicación y políticos vieron que esta corriente podía ser lucrativa, podía dar muchos votos o muchas visitas y entrevistas invirtieron en ello, cómo no. No sin antes asociarlo con que todo lo demás era malo. Haciendo que las feministas tuvieran el mismo patrón (incluyendo lenguaje, discurso y estética) o estuvieran polarizadas. En que hubiera una pugna entre quién estaba más oprimida. Entre quién estuvo más invisibilizada. Entre quién era más de izquierdas. Entre quién tenía más seguidores.

Y aquellas alienadas, algunas mujeres de ley, otras empresarias, otras amas de casa, otras prostitutas, otras paradas, otras promiscuas, otras pasotas, supimos que eso no era feminismo. Que así lo llamaban, pero que no tenía nada de igualitario ni que era feminismo, era otra cosa que se le parecía, sólo eso.

Nada de empoderante. Nada de progresista. Nada de antisistema (ja, ja)

Era justo lo contrario.

Era mojigato. Enfadica. Dependiente. Estatista. Odiador. Tendente a la pataleta y esquivo hacia lo racional. A la defensiva. Retrógrado. Simple. Repetitivo. Coñazo. Injusto. Metomentodo.

 

Entonces, a pesar de la tentación, recordamos que cualquier ley que no fuera ecuánime para todos, directamente nos afectaría a nosotras también.

Que meter a personas no cualificadas en ciertos oficios podía traer perjuicios a posteriori.

Que la justicia popular puede ser excitante si estás dentro de la turba, pero un día puede ser que te toque a ti.

Que si a nuestros hombres los condenan de forma injusta, a nuestros hermanos, padres, a nuestros hijos, eso a nosotras también nos hace daño.

 

Por tanto os digo que observéis a aquellas mujeres que deciden prescindir de etiquetas identificativas y siguen sus senderos. Que argumentan. Que se forman. Aquellas que den zascas al feminismo mainstream. Observadlas. Esas que dicen NO SOY FEMINISTA. Ellas entendieron que el feminismo no se predica, no se presume: se hace. Y la etiquetase la suda.

Mirad cómo viven. Si son libres. Si son autosuficientes. Si piensan por su cuenta.

Miradlo.

Y luego ya si eso me decís quienes son de verdad las verdaderas feministas.

 

Posdata: El feminismo está pasando de moda porque al levantarle las enaguas han visto muchos billetes. Preparaos para el antifemimismo que será igual de pelmazo.

 

Os dejo aquí un vídeo del entrenamiento de las Femen de España juNto a Risto.

Saquen sus propias conclusiones.

Vídeo aquí

@La_Kristo 

lakristo

Alienada, y apolítica. Madre. Nunca apoyaré los pensamientos rígidos, y como nunca he hecho, callaré ante lo que me parece injusto. Podemos evolucionar. Podemos cambiar de opiniones. Podemos permitirnos el lujo de disentir. El sentido del humor es importante ¿y ahora?, más que nunca. Y me gusta el rock.

Esta entrada tiene 13 comentarios

  1. No sé cómo me ha llegado este artículo, ya que parece escrito desde una realidad alternativa a la nuestra. Que las feministas odian a los hombres? Prácticamente todas mis amigas se definen como tal y evidentemente no me odian. Que FEMEN controla el discurso feminista? Casi nadie sigue realmente a FEMEN, y menos cuando saben que sus líderes son neonazis. Los discursos feministas actuales tienen problemas, a veces se basan en falacias o medias verdades, tienen un enfoque equivocado… Véase la brecha salarial: casi nunca pagan a una mujer menos que a un hombre por el mismo trabajo, pero me parece que está claro que a las mujeres se las cría enseñándoles que las tareas del hogar son tareas de mujer (y si eso está dejando de ser así, es debido al feminismo). Y si niegas eso, niegame que las mujeres pasan de media el doble de tiempo haciendo tareas del hogar. Estadística del INE. La brecha salarial es en realidad una brecha laboral, una verdad a medias. También creo que hace falta un movimiento masculinista (sin ser antifeminista) que trate de eliminar los problemas que hay asociados a esta condición. Si más hombres mueren asesinados no es por las malvadas feministas, es porque hay un componente de agresividad en la socialización masculina que conlleva ocupar en mayor medida que las mujeres los círculos donde hay implicada una mayor violencia. Y eso es un problema del que, ahí estoy de acuerdo contigo, no se habla. Pero la culpa no es del feminismo ni de su carácter totalitario sino de los medios en los que se transmite. La información y los argumentos en plataformas de Internet vienen sesgados, y eso contribuye a dar de los feminismos una visión de una sistema de ideas completo y autosuficiente, cuando está claro que no lo es. Eso sí, esto último también lo podría aplicar a tu discurso pseudocrítico. A casi ninguna feminista le gustan las cuotas (al fin y al cabo implica contratarlas por el dinero extra, no por su valor), pero no te has preocupado en escuchar más que las frases más superficiales de Leticia Dolera. Los zascas que inventó Rufián son simplificaciones de la realidad que suelen estar mal, vengan de la perspectiva que vengan. También me falla eso de que digas que es una tontería que algunas recurran a llamar alienada a quien no está de acuerdo con ellas (que lo es) pero al mismo tiempo establezcas una separación entre ‘las que piensan por sí mismas’ y ‘las que no’ según estén de acuerdo con ciertas ideas. Todo esto no te lo digo como ataque, me parece que dices algunas cosas muy ciertas señalando algunos excesos del feminismo y que tienes muy buena intención. Precisamente por eso te critico, para que lo hagas mejor. Un saludo

  2. Chapeau!!

  3. Qué buena pluma. Responsable y sin ataduras. De acuerdo con el punto.

  4. Una maravilla de análisis. Objetivo. Realista. Contundente. Claro. Enhorabuena. Gracias a Dios ya os vais atreviendo a salir muchas, pues el actual feminismo es muy dañino para todos, pero además de serlo también para la mujer, como dices, se ha cargado el contenido positivo del feminismo de igualdad que muchos entendíamos y apoyábamos, muchísimos, porque la lucha por la igualdad era una lucha de la mayoría. Con este movimiento feminista revanchista y cavernícola, basado en falacias continuadas y sistemáticas, en odios y supremacías, en manipulaciones dirigidas por la asquerosa, podrida, barata y vendida clase política actual (de izquierda a derecha, qué todos han tragado, menos VOX, desde que existe) y pregonadas por los manipuladores, cobardes, putrefactos y vacíos ya de profesionalidad medios de comunicación, muchos nos hemos dado cuenta, que el feminismo jamás ha luchado por la igualdad de hombre y mujeres, sino por la conquista de derechos de la mujer, exclusivamente, intentando imitar todo lo que el hombre había conseguido pese a ponerle como figura a destruir. Porque no todo lo logrado por el hombre ha sido bueno, aunque quisieran replicarlo bajo los lemas de “igualdad”, “libertad”, “independencia”…pero jamás ha luchado por conseguir la igualdad de los varones en terrenos en los que salía y sale muy perjudicado. Así que a muchos nos ha hecho despertar y mostramos rechazo frontal al feminismo actual, lo cual no implica a rechazo a la mujer, y ya estamos muchos colectivos de hombres y mujeres luchando codo con codo para reajustar el desaguisado que los sinvergüenzas de nuestros políticos, dictadores de género, tocados del ala y violadores de la propia Constitución y de Derechos Humanos, que muchos dicen querer abanderar, han ocasionado en esta sociedad bajo el infantil y victimista dogma feminazi.

    #Álvaro – tienes los ojos medio abiertos, no estaría de más que hicieras un esfuerzo y los abrieras del todo. No sé lo que dicen tus amigas feministas, no creo que sean representativas de todo el feminismo español, pero si son como dices, seguro que se alejan de los dogmas actuales del feminazismo oficial. La brecha laboral, solo para aclararte, es porque muchas, muchísimas mujeres por su propia naturaleza tienden a empleos más sociales, menos especializados, peor pagados en consecuencia. Porque son libres y así lo quieren. Y por más que las quieran obligar a hacer lo que unas frustradas de la vida pretendan, la mujer debe ser libre para elegir su profesión aunque no sea la mejor pagada. O incluso querer ser madre antes que nada. Si a casi ninguna feminista le gustaran las cuotas, como dices, no estarían aprobadas. Muchas lo justifican aún aceptando, sin saberlo, que son consideradas por el estado como inferiores, incapaces de servirse por si solas. Es así de simple. Sí, muchas frustradas necesitan ser consideradas medio bobas solo por conseguir entrar a un colectivo para el que, quizá, o con toda seguridad, no están hechas. Si no lo conseguirían por las vías normales como muchas han hecho y hacen cada año; pero es mejor llorar a dejarse los cuernos como tanta valientes. En eso ha acabado el feminismo?? Pues no decían que eso ya se lo dice el famoso fantasma de patriarcado contra el que dicen luchar?? Hasta eso copian?? Muchas mujeres pasan más del doble haciendo tareas del hogar porque así lo eligen: es su hogar y es lo que quieren. Y la que no quiera qué estudie, se deje los cuernos como muchos hombres y mujeres, prescinda de la buena vida y viva en la oficina, si eso verdaderamente le hace más feliz…pero parece que no lo quieren tantas. En España y en la mayor parte de occidente, la que quiera, puede, no torzáis la realidad para justificar el lloriqueo constante de muchas vagas. Y sí, habrá injusticias que afecten a mujeres, claro, también las hay que afectan a hombres (salimos muchísimo más perjudicados en casi todo) y no lo achacamos al facilón argumento del complejo o limitación por nuestro sexo. Simplemente lo aceptamos como parte de la vida, qué no es un camino de rosas para nadie. Es curioso que tú como hombre le hagas una crítica -siempre son buenas y es respetuosa, pero creo que no ves todo el cuadro- a una mujer que escribe claro y sin miedos ni tapujos lo que muchas y muchos no se atreven, porque el feminismo actual viene cargado de violencia, acoso e injusticias al disidente. Y si algún día tú, como varón, vuelves a ser una persona con igualdad real con respecto a la mujer, y como hombres vamos muy por detrás ya, espero no te toque vivirlo, será por valientes como ellas. Gracias a todas las mujeres valientes, cada vez más, que no se tragan los cuentos chinos del feminismo actual y abogan por una igualdad real, igualdad real que debería ser a lo que aspire cualquier ideología racional y coherente que se precie en el siglo XXI. STOP LIVG!! STOP DENUNCIAS FALSAS!! CUSTODIA COMPARTIDA YA!!

  5. Gracias 👏👏👏

  6. Eso es! Porque el FEMINISMO es IGUALDAD y no ese ideario borreguil y sectario que tratan de inyectarnos últimamente; haciéndonos buscar “enemigos”, donde tan solo existen los fantasmas👻 de ciertas cabezas.

    El FEMINISMO no es la ETIQUETA que se colocan algunos y algunas para sentirse más feministas que el resto… Es muy divertido, la verdad, escuchar algunos discursos monologuistas que repiten como papagayos.

    El FEMINISMO no se predica como lo hacen ciertos sectores, se siente. ❤️Y quienes lo sienten de verdad, viven FELICES en pro de la IGUALDAD, sin sentirse eternamente ofendidos.😊 💫

  7. tardaron mucho en darse cuenta hicieron mucho daño con el feminismo se suicidaron muchos ahora muchos varones son mujeres encubiertas , la proliferacion de de desvarios emocionales y derivando en tratornos psiquiatricos tardaron demasiado en darse cuenta ahora hay miles de varones que han abandonado la plantacion o el mercado sexual , hay varones que ya les tienen hasta asco a las mujeres , y eso lo crearon las mujeres destrozaron injustificadamente hicieron que miles de varones se suicidaran o quedaran sin techo, solo por que una ley las ampara , tardaron demasiado ahora miles de varones las tratan bien pero las miran con y las tocan con mucho desprecio y muchos de ellos se dieron cuenta de su verdadera naturaleza (segun ellos) y ellos sintieron que su esfuerzo su sacrificio fue en vano por que el feminismo les ridiculizo les maltrato y denigro su sacrificio hoy el feminismo esta en una muerte lenta asi como las relaciones humanas … ustedes mujeres darle la voz al feminismo destrozaron miles de vidas , y miles de posibles futuros por puro egoismo y por eso nacio mgtow que es la liberacion masculina , peligrosa si es cierto pero es consecuencia de sus malas acciones y la ridiculizacion que vivieron esos varones y esos varones van por el mundo (atravez de internet y youtube) profetizando su experiencia y enseñando la liberacion que vivieron y la necesidad que los varones vean la libertad movimiento que es mucho mas peligroso que el feminismo ya que ustedes mujeres lo hacen con discuciones recuerden que los varones en si mismo , son de hacer y no decir , (hay ecepciones) y mas hacer entocnes como ya la violencia esta banalizada , los varones que hacen ,hacen en silencio y viven su desprecio en silencio (ahora tiene redes sociales y youtube) donde los van por la vida ahora sin mujeres y es un movimiento como consecuencia a lo que las mismas mujeres produjieron ahora no vengan a llorar a pedirle a esos varones que vuelvan por que muchos de ellos no van a volver … trsite lo que sucede , claro pero es algo que la misma mujer causo , incluso en estados donde el feminismo es mayoritario en todos lado , las mismas madres les van enseñando a sus hijos que la mejor forma de vivir para ellos que son crios(sea dicho de paso) que se vuelvan mgtow por que las mujeres son malas y aprovechadas… asi de mal esta la cosa , pero ustedes no actuaron a tiempo ahora es tiempo de que la factura vuelva….

  8. La posta!

    “Dependiente. Estatista. Odiador”

    El gran problema no es que “feminismo” (el REAL eh, no el cuento este) no implique igualdad. El gran problema empieza por una cuestión que no dudan en traer a colación cuando se les ocurre hablar como “retrasades”: el lenguaje.

    Esto viene de la siguiente manera: Como la gente no tiene conciencia de contexto al hablar, la mayoría se queda en aspectos triviales o en repeticiones. Por ejemplo: Decir que el feminismo lleva a la igualdad, cuando el feminismo que se plantea proviene de esta lucha de clases neomarxista cuya retórica en su estado mas puro ya probó fallar. Entonces, de repente un movimiento (mal?) llamado “feminista” viene, en nombre de una igualdad, a oprimir y acusar unilateralmente de violadores.

    Entonces, ni se percatan del aspecto lexico del “feminismo” (como palabra, nombre), pero no les importa para nada mencionarlo cuando inventan la morfología de la “e”, porque ahí se acuerdan de que alguien puede ser invisibilizado.

  9. Un excelente ejemplo de retórica y poca crítica. ¿Fuentes? ¿Ejemplos que puedan verificarse? Naaaah… Mejor soltamos frases impactantes, manipulemos hechos aislados que nos vengan a la cabeza y presentémoslos como verdades irrefutables. Un artículo ideal para los impresionables, para aquellos que no han profundizado en el tema y sólo quieren que les den la razón.

  10. Tú misma te retratas con tus palabras.
    Ignorancia…
    Escasa profundidad, poca reflexión crítica.
    Mucha palabrería y argumentos morbosos.
    En fin,
    El feminismo ha luchado para conseguir que todas tengamos voz. Y seguirá luchando por ti. Por todas nosotras.

    1. El feminismo son muchísimas cosas, no un grupo monolítico… como algunas sois sectarias no entendéis que el feminismo es muy necesario.. pero esto que está tan de moda en twitter NO es feminismo.. es un engendro que busca a los varones como chivo expiatorio de sus problemas y frustraciones.

      El feminismo clásico jamás ha ido contra los varones, luchaba para alcanzar sus derechos

      El feminismo de ahora solo quiere igualdad de resultados no de oportunidades y es mucho más fácil victimizarse y convertir en dogma un movimiento bueno como el feminismo

  11. ¿Necesitas dejar de nombrarte feminista para serlo de verdad? Nah.
    Y por qué la crítica al lenguaje inclusivo con el argumento cansino de que hay cosas más importantes, que palabras tan repetitivas en las que si las mujeres lo dicen es porque se están quejando de más y calladitas se ven más bonitas o más feministas.
    Hay gente en el feminismo que no asume actitudes feministas, cierto, hay gente que se aprovecha de las ideologías para defender intereses propios, cierto…
    Dejar de nombrarte feminista te hace más feminista, incorrecto… Como incorrecto es que la mayoría de las asesinas de niños y niñas son mujeres…. Afirmaciones tan aventuradas son demasiado irresponsables.

Deja un comentario

Menú de cierre