Milo Yiannopoulos un personaje un tanto controvertido en Estados Unidos y crítico del feminismo moderno o femimarxismo como a mí me gusta llamar, hace alarde de una frase bastante polémica. Esa frase que enunció en una conferencia de universidad era; Feminism is cancer, haciendo referencia a la tercera ola feminista surgida en los años ´70 durante el movimiento hippie y con claros tintes marxistas.

El feminismo en España se ha tornado, se ha convertido en un cáncer y no me malinterpreten puesto que hablo de ese movimiento radical, aquel movimiento que cree poseer la verdad absoluta, que monopoliza todo lo relacionado con la lucha por la mujer. Hablo del 8M y todo lo que representó la huelga y su querido manifiesto que hace alarde de lo malo que es el neoliberalismo y lo beneficioso que han sido las mujeres que han luchado contra el imperialismo, nótese que en dicho panfleto no existe ideología alguna, solo impera la igualdad. De cómo ese cáncer social llamado fanatismo se ha apropiado de una idea tan pura como es la igualdad de las mujeres.

El fanatismo ha atraído jóvenes, ha hecho que la lógica quede en segundo plano dando pie a una avalancha se sentimentalismos y soluciones rápidas, si las proponen claramente, puesto que en dicho manifiesto no pedían unas soluciones prácticas sino un cúmulo de ira contra un sistema que ellas califican de neoliberal y opresor, porque claro, el hombre en occidente sigue siendo un claro opresor de las mujeres. Esta monopolización de las ideas es peligrosa, puesto que estos colectivos irracionales se muestran como la única verdad y quién no comparta su forma de ver el mundo será calificado de alineado o machista, palabras que se utilizan en la dictadura de lo políticamente correcto para estigmatizar todo ápice de debate.

Viendo esta situación cabe preguntarme si es necesario el feminismo hoy, puesto que es una idea que en esencia ha perdido toda credibilidad ante las masas por su afán de radicalizarse. Ante esto, apelo al sentimiento más puro que puede tener el ser humano ante una situación de desigualdad, apelar al libertarismo personal en este caso, el feminismo liberal o libertario. Apoyando un valor intrínseco del ser humano que es de hacer con su proyecto de vida lo que quiera, sin entrometerse ni molestar a otro ser humano. Con esto vengo a decir que la moral impuesta por las femimarxistas de no a la prostitución o la gestación subrogada es una pantomima que viene intrínseco en unos ideales políticos que intentan aglutinar a todas las personas que no están formadas en el tema. Es por ello que me gustaría denunciar esta situación peligrosa, esta radicalidad que es libre de ser expresada pero no impuesta. Cuando nos acercamos a observar las actitudes de este movimiento solo vemos violencia, ira y frustración.

No vemos que ha sido una huelga no por las mujeres sino para las radicales, para hacer su bandera visible y ver que este movimiento es la única opción que existe en el feminismo. Por que como decía Milo Feminism is cancer, pero el feminismo arcaico, marxista y antilibertad. El feminismo señores y señoras, las ideas románticas de que la mujer es un ser independiente y libre es el importante y el que debe ser defendido. Por eso digo que muchos partidos políticos no tienen que ocultarse y achatarse, sino defender sus ideas, por qué si esos colectivos han impuesto su ideal, nosotros podemos
difundir el nuestro y ese único ideal, es el de la libertad.

Deja un comentario

Menú de cierre