De la sociedad disciplinaria a la sociedad prostibularia.

La vagina es democrática por antonomasia. La vagina es abertura, es dolor de parto como pliegues de succión, es puerta de salida del ser invaginado como puerta de entrada al mundo del clímax en donde se funde y confunde, placer con satisfacción. La vagina es la última instancia, el último responso antes del vacío sideral, símil a los agujeros negro, en donde el tiempo y el espacio, se van de razón, se tergiversan en la posibilidad de la otra vida, en el más allá de esta vida, que no debe ser más que el estadio intrauterino del cuál provenimos, en donde no había nada por demandar, de allí que no existiera el deseo en cuanto tal y por ende la no facultad de conciencia, mucho menos de deseo.

Daphne y la fábrica de feministas.

Patai argumenta que los estudios de la mujer han perdido su orientación académica para ser simplemente una herramienta de adoctrinamiento ideológico, donde los alumnos son procesados por los departamentos, serán expuestos a las teorías feministas y las absorberán, finalizando con métodos educativos dogmáticos y con alumnos con una capacidad comprensiva industrializada, pre-fabricada y distribuida en masa