Hungría lo vio claro: “esto es una invasión”; y levantó una valla en la frontera con Serbia de 135 km de largo y 4mts de alto, capaz de dar descargas eléctricas, escoltada con cientos de militares, así como más de 1000 “cazadores de fronteras”, guardia local patrullando 24 horas con cámaras de vigilancia, sensores de calor y altavoces listos para decir a los migrantes que si tocan la cerca infringen la ley húngara.

 

Dispone de una zona de tránsito, donde los solicitantes de asilo tienen casas-container para alojarse en lo que se procesan sus solicitudes. Además, son libres de volver a sus países, en cualquier momento, durante el proceso.

Y es que la guerra de Hungría no es contra los refugiados, como algunos países europeos nos quieren hacer creer, sino contra la inmigración ilegal. Miles de inmigrantes cruzaban diariamente la frontera entre Serbia y Hungría hasta que se levantó la valla.

El portavoz del gobierno, Zoltan Kovacs, aseveraba que, a mediados de 2016, alrededor de 100.000 personas habían pasado por Hungría. Al comienzo de septiembre, hubo días donde llegaban 10.000. Pero es que, en 2015, fueron 391.000.

Cuando la valla estuvo acabada, pasaron a contar 870 personas de media diaria, e ilegalmente sólo 40. Curiosamente, pasados 6 meses desde la finalización de la misma, con la detallada información que ahora se recopila de los migrantes q entran por la controlada zona de tránsito, el primer ministro, Orban, ha constatado que ni un solo sirio ha cruzado por allí.

La valla ha costado unos 700 millones de euros. Pero Kovacs asegura que les estaba costando mucho más caro buscar, retener y deportar a los ilegales.

Según Hungría, la votación europea q les impuso acoger inmigrantes va contra las leyes soberanas de su país, por lo que, junto a Eslovaquia, denunciaron a la Unión Europea.

También denuncia que Alemania ha roto el Tratado de Dublín, obligando a todos los países firmantes a aceptar a los inmigrantes sin condiciones. Además, al estar obligados a solicitar asilo en el primer país por el que llegan a Europa, se considera que pierden su condición de refugiados, por estar registrados ya en un país seguro. Lo cual aprovechan otros países para rechazar solicitudes, incluyendo Alemania.

Esta disputa se ha intensificado en otras áreas: la UE ha amenazado con demandar a Hungría después de que ésta decidiera regular las universidades fundadas con dinero extranjero – en particular, una establecida por George Soros (ejem, ejem).

En febrero de 2016, el gobierno húngaro realizó un referéndum entre la población, obteniendo un 98.4% de votos a favor de sus medidas migratorias. Aunque no se consideró válido porque sólo acudió a votar el 44%.

Folleto, repartido en Hungría, señalando las zonas No-Go.

Sea como fuere, algunos países hablan de dar un ultimátum a Hungría y Polonia para que, o acepten a los refugiados o se vayan de la UE.

Como curiosidad, en febrero de 2017, el primer ministro, Viktor Orbán, aseguró que las puertas de Hungría están abiertas para todos los “refugiados europeos” que huyen del multiculturalismo. Aquellas personas que quieran escapar de la inmigración masiva y de las políticas globalistas, serán acogidas. “Debemos acoger a los verdaderos refugiados. Alemanes, franceses o italianos aterrados por políticos y periodistas que creen q tienen q encontrar a la Europa perdida. Los políticos globalistas han intentado dejar a un lado el debate para optar por la corrección absoluta en sus discursos”, dijo Orbán, señalando que el poder no está en manos de los gobiernos electos sino de organizaciones como la UE y los medios de comunicación.

Polonia también se ha plantado. Su primera ministra, Beata Szydlo, se niega rotundamente a recibir mas refugiados, alegando que esta llegada masiva está generando un efecto de llamada para más inmigrantes y afecta a la seguridad interna de los países.

En su lugar, apuesta por ayudar a las víctimas en sus propios países.

Están contemplando albergar temporalmente a los solicitantes de asilo que estén gravemente enfermos.

Tras realizar un sondeo entre la población, el resultado fue que el 45% de los polacos no quieren refugiados musulmanes, posicionándose a favor sólo un 25%.

Polacos se manifiestan contra la inmigración febrero 2016

Así mismo, y ante las contínuas amenazas de la UE, se realizó otra encuesta preguntando si estarían dispuestos a renunciar a los fondos de desarrollo de la UE y un 57% respondió que sí. A la pregunta de si estarían dispuestos ha abandonar la UE, el 51% también respondió sí. Todo ello expuesto en la necesidad de proteger la homogeneidad étnica y cultural de Polonia.

La República Checa se sumó, en junio de 2017, a esta lista de países de la Unión que dicen “nanai” a seguir aceptando refugiados musulmanes dentro de este sistema fallido para la seguridad de los países miembros.

Su población demostró su rechazo a la inmigración en las elecciones de octubre de 2017, cuando ganó Andrej Babis, partidario no sólo de cerrar las fronteras sino también de dejar la UE.

Y Eslovaquia cierra la lista de los 4 países que han dicho NO a la imposición de refugiados musulmanes por parte de la UE.

Junto, el Grupo de Visegrado se enfrentará de manera “solidaria” a cualquier sanción que llegue desde la UE. Aunque han declarado que rechazan cualquier medida que se tome por su negativa a aceptar las reubicaciones en sus territorios, puesto que entienden que “la política de seguridad es una competencia nacional y no comunitaria”.

A su juicio, el mecanismo no está funcionando, como demuestra el hecho de que de las 160.000 personas que debían ser repartidas, a finales de mayo de 2017, sólo 20.000 habían sido reubicadas. Lo que para ellos prueba que no son los únicos que no están acogiendo refugiados.

Austria lo que comenzó como un cierre de fronteras con Eslovenia, luego con Italia y después con medidas para restringir a los refugiados que aceptaban; ha terminado en octubre de 2017 con un NI UNO MÁS.

El país ha decidido dejar de dar asilo político para presionar a la UE a que idee un plan mejor para absorber las olas de refugiados que llegan sin parar a través del Mediterráneo, demandando que se cumplan las cotas de atención a las peticiones de asilo.

En 2017, han recibido un 160% más de peticiones de asilo respecto al 2014, mientras países como Alemania y Francia, dudan a la hora de hacerse cargo del 40% de cota q les correspondía. Gran Bretaña directamente ha dicho q no piensa participar en el sistema, cosa que puede hacer dado que está fuera de las políticas migratorias de la UE.

Esto sumado a las nuevas medidas de algunos países, como Alemania, que eligen de que países aceptan refugiados… ha colmado la paciencia de los austríacos.

Así que, por el momento, Austria es el quinto país que no está aceptando refugiados.

Su cierre afectó directamente a…

Italia amenazó, en verano de 2017, con rechazar a los botes de rescate de inmigrantes, después de culpar a las organizaciones benéficas, así como a países de la Unión, de ayudar a los traficantes de personas.

El procedimiento es el siguiente:

Hay naves de rescate de España, Grecia, Finlandia, Noruega, Suecia… más 8 barcos privados de ONG´S.

Sale un lanchón de madera de Libia, con unas 400 personas a bordo, sólo con el combustible necesario para pasar las aguas territoriales. En ese momento, alguien desde la costa líbica, llama al centro operativo de la UE para el Mediterráneo norte. Saltan las alertas SOS y el buque que esté más cerca, lo asiste y lo remolca a las costas italianas.

Denuncian que la situación es insostenible: de los 85.000 migrantes arribados por el Mediterráneo en los 6 primeros meses de 2017, 75.000 llegaron por Italia.

Y es que son varios países europeos, junto con ONG’s, los que colaboran en las tareas de rescate de barcos llenos de inmigrantes rumbo a Europa. Pero todos desembarcan en sus costas. Y, con el cierre de fronteras y las nuevas regulaciones de muchos de estos países, los desplazados se acaban quedando en Italia.

Regulaciones como las dictadas por el Consejo Europeo, en septiembre de 2016, donde se informó de que sólo los solicitantes de asilo de Eritrea, Siria, Irak y la República Centroafricana podían ser transferidos a otros países europeos.

En 2015, Italia recibió 139.937 inmigrantes, en su mayoría de Sudán, Mali, Nigeria y Somalia. Si bien también llegaron una minoría de eritreos, pero se niegan a ser identificados, porque pretenden solicitar asilo en otro país de la Unión, y el Tratado de Dublín no les permite ir a otros países de Europa sin solicitar asilo en el primero que pisaron a su llegada al continente (círculo vicioso).

El cachondeo es aún mayor cuando los que no han sido registrados, pero sí reubicados, son forzados a regresar a Italia por haber incumplido dicho tratado.

En 2015, se les exigió a 29.000 refugiados que volvieran a Italia… pero sólo 2000 lo hicieron. Dejando 27.000 ilegales repartidos por Europa.

Al final, Italia apenas tiene migración que reubicar, porque pocos son de las nacionalidades que quieren los demás países europeos y, para colmo, los eritreos se niegan a participar en el programa, porque no se les informa del país que les va a tocar.

Ciudades como Ventimiglia, con 23.000 habitantes nativos, se han visto desbordadas al tener q asumir 30.000 inmigrantes ilegales. Llevan así desde que, en junio de 2015, Francia cerrara el paso fronterizo del Pont St. Ludovics.

El alcalde, Enric Loculano, no tiene ni idea de cómo afrontar los gastos que esto está generando a la ciudad. Solamente los migrantes menores no acompañados, han costado, en 5 meses, 220.000€. Y el gobierno italiano, sólo se hace cargo de la mitad de ese gasto.

Acogen a los refugiados en cualquier edificio público lo suficientemente grande como para poder ser habilitado para tal fin, así como en la iglesia de la ciudad, en la que ahora está prohibido rezar en voz alta para no ofender a los musulmanes.

Medidas como el establecimiento de un código de conducta con las ONG’s y la misión naval en aguas de Libia, para controlar la salida de inmigrantes desde allí, mejoraron un poco la situación. También han ayudado acuerdos con la Guardia Costera Libia (pagando), que han empezados a detener embarcaciones relacionadas con los traficantes de personas. Así como Sudán ha reforzado los controles en sus fronteras, para frenar la migración hacia Libia.

Y, ¿a qué no sabéis a quién ha perjudicado esto?

España llevaba un par de años de relativa calma en sus costas. Llegaban inmigrantes, sí, pero en menor medida incluso que antes de la crisis de refugiados.

Esto era gracias a que los barcos de rescate europeos y de ONG´s los trasladaban a Italia; a la ruta de las Balcanes, que facilitaba la entrada desde Grecia; y a los acuerdos con Marruecos, para que controlara la inmigración dentro de sus fronteras.

Pero Italia se cansó de abrir sus fronteras marítimas para que los países colindantes cerraran las terrestres; la ruta de los Balcanes, desbordada por una inmigración incontrolada, colapsó y salieron vallas por todas partes; y a Marruecos no le hizo gracia que una sentencia del Tribunal de Justicia de la UE excluyera los productos agrícolas del Sáhara Occidental del acuerdo comercial UE-Marruecos, porque “disimuladamente” se le negaba soberanía alguna sobre el territorio: “cualquier impedimento a la aplicación de este acuerdo es un riesgo real de reanudación de los flujos migratorios que Marruecos ha conseguido mantener bajo control”, dijo el ministro de agricultura, Aziz Akhanouch.

Para agosto de 2017, ya habían llegado a España el triple de inmigrantes ilegales que en todo 2016. De ahí que Frontex nos esté echando un cable (€) con las mejoras en las vallas de Ceuta y Melilla.

@xiomirb

Xiomara

Tengo miedo de lo políticamente correcto, antes me aburría, ahora me preocupa. Yo no veo razas, veo culturas que no pueden integrarse juntas. Si es difícil que una persona cambie, miles de ellas...

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Xiomara, magnifico articulo.
    Somos David contra el Goliath de los medios de desinformacion, mayoritariamente en manos de George Soros.
    El plan KALERGI sigue su curso, proceso progresivo de sustitucion de la poblacion occidental por otra ajena al continente, como futura mano de obra mas barata por no decir esclava.

  2. De momento nos queda el consuelo que europa sobreviva en Polonia Txekia Eslovaquia Hungria y tal vez Austria aparte de Rusia.
    Al menos el resto de paises occidentales tienen alternativa para salir de tanto sinsentido empezando por salir del mayor tesoro del impedir Rochilds… La union Europea.
    Solo hay dos estados que de momento no tienen una alternativa seria sensata y creible para hacer frente al Islamofascismo en ciernes…la peninsula iberica

Deja un comentario

Menú de cierre